• Regístrate
Estás leyendo: Estudiantes del IPN, es tiempo de corregir
Comparte esta noticia
Sábado , 23.06.2018 / 00:08 Hoy

Agora

Estudiantes del IPN, es tiempo de corregir

Cuauhtémoc Carmona Álvarez

Publicidad
Publicidad

No soy politécnico, pero me duele que no puedan llegar a un acuerdo por el bien de la educación tecnológica. Sin embargo, eso no me impide reconocer el valor que tienen los estudiantes cuando hacen valer sus legítimos derechos, y reconocer, cuando se equivocan. Defender los programas, las condiciones, las oportunidades me parece de lo más honorable, cuando hay que apelar por los derechos de los estudiantes transgredidos, no así, los caprichos de pseudo representantes de las diferentes escuelas del politécnico que hacen oídos sordos a una voz conciliadora que desde el primer momento ha mostrado intención de negociar, solucionar el conflicto y reanudar las clases. Admiro la paciencia del Secretario Emilio Chuayffet y del Subsecretario Serrano Migallón. La semana pasada se filtraron unas grabaciones en las que se escucha a líderes del Politécnico discutir sobre cómo se rompería la mesa: desde dentro con una quema o desde fuera con un portazo. Luego, se realizó la mesa y se interrumpió por “cosas que sucedieron afuera”. Uno podría asumir que ambos hechos están conectados. Cierto o no, la verdad es que la imagen de los inconformes no mejoró. El gobierno federal ha hecho todo lo que está en sus manos para regresar al IPN a la normalidad. Una vez más me pregunto como lo hice en una colaboración anterior, ¿qué diablos falta? Entonces planteaba que las dos partes llevaban algo a la mesa y buscaban intercambiar en un punto en el que ambos salieran beneficiados. La estrategia de los inconformes al día de hoy no tiene nada de racional. Me parece un sinsentido continuar con un paro que retrasa la incorporación de profesionistas de calidad al mercado laboral; que retrasa el proyecto de vida de los jóvenes; que retrasa el progreso de nuestro país; que retrasa el pensamiento del estudiante global por el grillo y politiquero. ¿Quién legitimó a estos inconformes para hablar por todo el politécnico? ¿Cuántos de sus estudiantes ya están conformes con lo que se logró y quieren volver a las aulas? La Asamblea General Politécnica según está conformada por 88 personas de las 44 escuelas del IPN, las cuales no fueron electas de manera democrática, ni son sujetas a rotación, apelan a la democracia y parece que el anarquismo los contagia. ¿Entonces no será que tenemos mesas de resistencia política más que de negociación? ¿No será que hay más intereses detrás que la defensa de la esencia politécnica? Entre tanto yo me quedo preocupado. Primero, porque los que quieren estudiar no pueden. Segundo, porque los inconformes se parecen más a un movimiento radical de resistencia que a unoque busca lograr un acuerdo mutuamente beneficioso y tercero porque aunque el Estado ha sido paciente, cabe recordar que la autonomía no significa extraterritorialidad. Que la paciencia del Estado tiene un límite. Lamento la respuesta que le dan a la Secretaría de Educación Pública a la cual le debo lo que profesionalmente soy. La educación tecnológica y científica al servicio de la Patria no merece ese trato, el IPN no puede estar secuestrado por la irracionalidad de unos cuantos. Estudiantes del Poli, es tiempo de corregir.


ckarmona@yahoo.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.