• Regístrate
Estás leyendo: A Palacio y no, a la chingada I
Comparte esta noticia
Jueves , 20.09.2018 / 12:43 Hoy

Agora

A Palacio y no, a la chingada I

Cuauhtémoc Carmona Álvarez

Publicidad
Publicidad

“A palacio o a la chingada”, AMLO abre y cierra su documental: Este soy. Expresión que dejará en la memoria audiovisual como testimonio de que no buscaría la Presidencia ante una tercera derrota, sino que se iría a “la chingada”, nombre de su rancho en Chiapas. Pero el 53 % del electorado lo mandó a despachar a partir 01 de diciembre a Palacio Nacional. 


Explicar el resultado apoteósico de AMLO el pasado domingo, más allá de la culpabilidad del PRI, los desaciertos del frente o el fracaso de los independientes será un gran reto para explicar como diría mi amiga Norma Rojas, nuestro papel histórico en estas elecciones. 

 
Para mí, el tema de fondo es cómo explicar el fenómeno electoral del tabasqueño. En la comunicación interpersonal estoy convencido encontramos algunas respuestas. El gran motivador que despertó todas las emociones de rechazo contra el partido en el gobierno y contra sus competidores fue el lenguaje.


Y la psicología política tendrá que responder a ello, sin descuidar la destrucción de mitos y mentiras que por mucho tiempo el PRI mantuvo respecto a su operación electoral donde hasta Atlacomulco perdieron. 


La emotividad en el discurso y una extraordinaria comunicación neurolingüística fue el intríngulis de su triunfo. Supo escuchar el silencio. 


En ese sentido la palabra central en su discurso fue la “esperanza” y resultó letal para quienes deseaban mandarlo a la “chingada” sin sentidos figurados. 


Y es que la esperanza descansa en la promesa. El triunfo de AMLO el pasado domingo hizo que sus promesas de campaña (más allá de lo factible), despertaran en el electorado el deseo de votar por alguien que promete romper con las calamidades que merman la calidad de vida de los que menos tienen.


La palabra esperanza por tanto jugó un papel preponderante en la campaña cuando su discurso rebasó por mucho, al tradicional discurso acartonado que promete, pero no emociona. 


Supo construir bien la Esperanza de México. Continuaré… 



@cuauhtecarmona

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.