• Regístrate
Estás leyendo: 2018: Entre la cumbre y el precipicio
Comparte esta noticia
Martes , 18.09.2018 / 13:10 Hoy

Agora

2018: Entre la cumbre y el precipicio

Cuauhtémoc Carmona Álvarez

Publicidad
Publicidad

El discurso que manejan los políticos contiene un fascinante lenguaje que subconscientemente marca el rumbo de su formulación discursiva. El discurso por tanto no será ajeno a las redes de poder en las que se mueven y por tanto los intereses que representan.

La política partidista no se hace de forma aislada, sino a través de intereses representados en individuos (grupos), donde los intereses ya están preestablecidos y dónde el equilibrio de fuerzas es el paradigma del control político que cohesiona y unifica.

De esta reflexión me surgen dos preguntas: ¿A qué intereses obedecen los independientes cuando ya no obedecen a causas institucionales? Sin duda la política hoy en día empodera a los ciudadanos y estos a los políticos pero, habiendo tanto candidato independiente con un pasado partidista: ¿Cuáles son los verdaderos intereses que mueven a estos candidatos?

¿Cuáles son los costos entre una elección abierta y una candidatura de unidad? La lucha de intereses. Es decir, el acuerdo, el consentimiento, el pacto que logra legitimidad interna que suma a las mayorías de quienes militan en los partidos. En el PRI por ejemplo, las mayorías no detentan el poder, proporcionan los votos pero no generan poder sino representación, por tanto el acuerdo de intereses es entre las minorías que representan grupos. Son algo así como dictadores vestidos de demócratas.

Desafortunadamente la elección interna del PRI y su candidato será paradigmática para saber si la elección a presidente será entre dos o tres, más allá de las aspiraciones legítimas de quienes le apuestan a ir sin partidos. Estoy convencido que la crisis en los partidos tiene fecha de caducidad y se materializa el próximo año. El único puntero hasta ahora es Andrés Manuel López Obrador y hasta hace unos días Margarita Zavala. Después de la renuncia de la ex primera dama al blanquiazul, no hay nada escrito.

Lo único claro es que los intereses por la Presidencia de la Republica son muchos y a la clase política los tiene entre la cumbre y el precipicio, principalmente a los priistas que no encuentran la curvatura para intentar ya no caer al precipicio sino caer con paracaídas.


ckarmona@yahoo.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.