• Regístrate
Estás leyendo: Grupos vulnerables dan repelús al Congreso
Comparte esta noticia
Martes , 20.11.2018 / 14:15 Hoy

Hacha y machete

Grupos vulnerables dan repelús al Congreso

Cruz Amador

Publicidad
Publicidad

 Esta semana, mientras perdía el tiempo y el cerebro entre medios y redes sociales, dos noticias llamaron poderosamente mi atención, la primera: cuando Álvaro Cueva, columnista de este medio, comparó la serie The Walking Death con las obras de Shakespeare, un análisis desafortunado, y el cual me gustaría abordar, pero el chiste se cuenta solo.

La segunda noticia es un poco más mundana — y no por el tema, sino cómo fue tratado— y local. La diputada Libia Denisse, presidenta de la Comisión de Gobierno, informó que una iniciativa del ex gobernador Márquez, la cual daba la oportunidad a que migrantes ocuparan diputaciones plurinominales, quedaba en el archivo, el argumento: «No compartimos, no sólo el PAN, sino otros grupos parlamentarios, que haya cuotas para migrantes, porque sería abrirle la puerta a otros grupos vulnerables para que pidan cuotas», dijo. OMG!

Casi no me creí lo que leí, algunas preguntas me asaltaron inmediatamente, ¿a qué grupos se refiere? A mí se me ocurren, por ejemplo, grupos indígenas —sí, en Guanajuato hay poblaciones indígenas—,  la comunidad LGTB, por nombrar dos, y sabrá dios qué más; ¿por qué no querrían los políticos que estos grupos «vulnerables» no tuvieran representación en el Congreso?, ¿no es más fácil y hasta democrático que las leyes busquen que todos tengamos representantes? Si por aceptar a unos discriminas a los otros, ¿por qué no aceptarlos a todos?

Vamos a dejar la ingenuidad un poco de lado.

Primero, el lugar desde donde la diputada García Muñoz Ledo habla; según la paridad de género, en los congresos debe haber 50% mujeres y 50% hombres, hay algunas trampas pero esa es la teoría, una lucha que ha costado mucho a las mujeres y al feminismo — que a veces no es igual —, una lucha de un grupo oprimido y vulnerado por mucho tiempo; pero aquí hay una falla, ¿por qué un grupo golpeado y discriminado batea a otro grupo, donde, por cierto, hay mujeres?, es fácil: el privilegio. Aquí el feminismo falló — al menos en la política guanajuatense —, ya que uno de sus gritos de guerra es dar las condiciones para que todos tengamos las mismas oportunidades. Aquí no pasó. Aquí, grupos vulnerables, también por muchos años, fueron dejados en las sombras, otra vez, por esa paridad.

Parece que aplicara el «como yo ya lo tengo, ya nadie lo tendrá». Es justo aclarar que la diputada no es la única causante de la decisión, pero ella dio esas terribles declaraciones, tal pareciera que los príncipes y princesas católicas y de buenas costumbres guanajuatenses no quisieran que nadie rompa su status quo. ¿Cómo un indígena en el sagrado Congreso?, o un migrante, o un miembro de la comunidad LGTB o un pandillero, etcétera.

Pero luego se puso mejor, la diputada dijo: «En el tema de los migrantes nos parece que las consideraciones son de otro tipo, esto estaría abriendo la puerta a que se hagan cuotas por otros grupos que, si bien han sido vulnerados, no en el sentido como las mujeres». Discúlpenme, pero esto, a todas luces, es machismo puro.

Luego, Muñoz Ledo tuvo una acalorada discusión con Omar Silva, un activista y líder migrante de California, donde él le decía que todos teníamos derecho a ser votados, ella replicó, palabras más, palabras menos, que no se le estaba mermando ningún derecho, que podían ser votados siempre que un partido político los eligiera como candidatos. Y aquí es donde uno explota de risa.

Es curioso que Libia Denisse proponga esto. Todos sabemos que los partidos son grupos herméticos, clubes que para que se acepten un nuevo miembro se tienen que pasar muchos protocolos y laberintos donde minotauros esperan detrás de cada pared. ¿De verdad cree, diputada, que el PAN acepte personas abiertamente homosexuales?, ¿indígenas?

Las declaraciones van más allá de no aceptar a los migrantes, la diputada está dejando fuera a miles de personas de una representación política, deja entrever cómo funciona la política en Guanajuato y ya no digamos del país. La lucha sigue, la mentira de la paridad lo demuestra, pero de eso hablaremos después.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.