• Regístrate
Estás leyendo: Recordando a Bastenier
Comparte esta noticia
Miércoles , 17.10.2018 / 08:03 Hoy

Recordando a Bastenier

Publicidad
Publicidad

Hacer vomitar una grabadora no es hacer periodismo, nos decía Miguel Ángel Bastenier en aquel curso que tuve la fortuna de tomar en el año 2001 en la ciudad de Guadalajara, ofrecido por MILENIO.

Bastenier fue subdirector de El País de España, maestro de la Escuela de Periodismo de ese diario y de la Fundación para el Nuevo Periodismo Iberoamericano.

Desde entonces se discutía sobre el periodismo en Internet y su impacto sobre los medios impresos.

Al respecto se dijo convencido de que los únicos periódicos sin futuro, son aquellos que no trabajan temas propios y diferenciados de sus competidores, y para ello hay que perseguir e investigar noticias sin esperar a que caigan del cielo.

Bastenier fue un maestro de varias generaciones de periodistas, a quienes decía que vomitar la grabadora para limitarse a transcribir declaraciones de un entrevistado, era una práctica viciada.

Afirmaba que las comillas son el gran enemigo del periodismo.

La gente habla para salir en el periódico; lo difícil, el reto, es publicar lo que se calla.

“¿Los gobiernos tienen periodistas? Sí, pero no son periodistas”, decía también.

Recomendaba, para hacer buen periodismo, escribir bien y tener agenda propia. La única manera de escribir bien es leer mucho, advertía.

Veía que el periodismo está lleno de activistas y de predicadores morales, y que la única manera que tiene el periodismo de hacer un mundo mejor es hacer mejor periodismo.

Decía que la objetividad no existe. Pero estaba convencido de que con que fuera honrado y profesional, era suficiente.

Desde su punto de vista hay dos tipos de periodistas, los rápidos y los que no son periodistas. Sin embargo, advertía que la rapidez no justifica descuido o frivolidad.

De redes sociales llamaba a tomarlas con las reservas del caso, porque lo que ahí se encuentra, dijo es comunicación, más que información.

Bastenier decía que los periodistas no debemos tener amigos políticos ni amigos activistas: ellos no cultivan ni tienen amistades; cultivan y tienen intereses.

Periodismo es periodismo, con datos duros. El mejor periodista es un investigador, pero ni policía ni juez. Documenta e interpreta el caso, y ahí acaba su función. No somos tribunales, apuntaba.

Decía que “los comunicadores sociales saben de todo pero de nada más” y que “el periodista es un ignorante al que se le permite aprender en público”.

Ayer fue Día del Periodista. Y más que desgarrarme las vestiduras por los riesgos de la profesión, quise recordar al gran maestro Bastenier, que en paz descanse.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.