• Regístrate
Estás leyendo: Madero. Una nueva era
Comparte esta noticia
Domingo , 22.07.2018 / 10:06 Hoy

De buena fuente

Madero. Una nueva era

Cristina Gómez

Publicidad
Publicidad

Se cumplió un mes de la elección histórica. Quedaron atrás las campañas y se acerca la hora de dar cumplimiento a las propuestas de gobierno.

A nivel municipal, serán gobiernos cortos de solo un año ocho meses, donde se tendrá que meter el acelerador a fondo.

En Madero y Altamira, los priistas estarán al acecho, ahora desde la oposición. En la urbe petrolera el reto es aún mayor. Es la que menos ha avanzado en los últimos años en el sur.Ahí se detuvo el tiempo. Por ello la importancia de cambiar la imagen de la ciudad.

Se requiere de una cirugía mayor, emergente y a marchas forzadas. Obras de infraestructura congruentes con las necesidades.

Proyectos realizables, de mucha gestión y que impulsen otras actividades económicas derivadas del sector privado.

Parte fundamental ahora será el equipo de trabajo responsable de estas áreas claves en el desarrollo de la imagen de las ciudades.

Se tendrá la oportunidad de un antes y un después en Madero, con visión de corto y mediano plazo.

De los alcaldes electos en la zona, es Andrés Zorrilla Moreno quien llega con un mayor respaldo ciudadano: 47.4% de los votantes lo llevaron al triunfo. Apoyo que en Tampico, fue de 46.6% con Magda Peraza y 46.5% en Altamira con Alma Amparán.

El empresario hace historia como primer alcalde electo por el PAN en Madero, pero también como el que más votos ha obtenido entre los presidentes municipales que han gobernado la ciudad.

Solo en alianza con el PRD en 1993, el PAN había pisado el Palacio Municipal, con Alfredo Pliego Aldana como alcalde.

Después de varios gobiernos perredistas, la sociedad se desencantó del sol azteca, pero no vio al PAN como una opción confiable y regresó al PRI, quedando el albiazul en tercer lugar.

EL PAN TENÍA UNA VOTACIÓN POBRE

1995: el entonces candidato azul, Carlos Medina Barba, obtuvo 14 mil 785 votos. En 1998: Jorge Lacavex, 10 mil 249. En 2001: Apolinar Martínez Puebla, 10 mil 984.

2004: Agustín de la Huerta, 12 mil 748. 2007: Jaime Turrubiates (que ese año jugó por el PAN), 32 mil 659. En 2010: Pedro Covarrubias, 18 mil 524. En 2013, con Agustín de la Huerta nuevamente como candidato, sumó 23 mil 370.

Ahora en 2016, Andrés Zorrilla triunfó con 44 mil 485 sufragios (contra 33 mil 516 del segundo lugar). Casi duplica la votación que tuvo el PAN hace tres años.

Y de todos los alcaldes maderenses, ninguno había alcanzado esa cantidad de votos. El más cercano a esa cifra fue Jaime Turrubiates (ahora con PRI-PVEM-Panal) en 2010, pero llegó a 40 mil 412.

Además, en los recientes comicios, Andrés Zorrilla alcanzó el mayor porcentaje de votos de las ciudades grandes del estado, después de Nuevo Laredo.

La apuesta para rescatar Madero hizo historia y el siguiente capítulo ya empieza a escribirse.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.