• Regístrate
Estás leyendo: Eso que llaman autoridad moral
Comparte esta noticia

De buena fuente

Eso que llaman autoridad moral

Cristina Gómez

Publicidad
Publicidad

Los dos personajes que hicieron historia en Tamaulipas y México al convertirse en la esperanza de muchos ciudadanos hartos de la corrupción y de la inseguridad, nos dicen que irán en un mismo camino para que a todos nos vaya bien.
Tras la reunión de Andrés Manuel López Obrador con Francisco García Cabeza de Vaca y demás gobernadores fronterizos, se da un mensaje de entendimiento que no deberá quedarse en un rosario de buenas intenciones.
Al margen de su ideología, el panista y el moreno tienen, como políticos, muchas cosas en común, como el camino que debieron recorrer y el tiempo que tuvieron que esperar para llegar al poder, aplastando a sus adversarios en las urnas.
Pero el poder desgasta y está visto que una cosa es el candidato y otra el gobernante. Que el balance sea para bien.
Autoridad moral, ofrecieron ambos.
En días pasados, el Auditor Superior del Estado nuevamente salió a escena. Dijo que están bailando 4 mil 566 millones de pesos y que 70 funcionarios se encuentran en capilla.
Jorge Espino Ascanio sin duda ha dicho mucho y actuado poco. Pero por aquello de que no habría borrón y cuenta nueva, se espera que ahora sí sorprenda con un pliego de acciones contundentes.
Dos años han pasado desde que Egidio Torre Cantú terminó su gobierno y todavía muchos se preguntan qué pasó con todos sus excesos.
A propósito de Egidio, el que fuera su secretario general de Gobierno, Morelos Canseco Gómez, ocupa ahora la cartera partidista que tenía Carolina Viggiano, la Secretaría Jurídica y de Transparencia del Comité Ejecutivo Nacional del PRI.
Esposa de Rubén Moreira, a Carolina le tocó coordinar la pasada campaña de José Antonio Meade en la segunda circunscripción que incluye a Tamaulipas, y cuando vino no le tembló la voz para decir que el gobierno estatal panista estaba metiendo las manos en el proceso electoral para ayudar a sus candidatos.
La otra tamaulipeca en el CEN es Paloma Guillén, quien por cierto también fue secretaria general de gobierno, pero con Tomás Yarrington. Ella la ratificó Claudia Ruiz Massieu como secretaria general adjunta.
Con personajes del pasado más vigentes que nunca, se va a reconstruir el PRI.
Excepto el exgobernador Manuel Cavazos Lerma y el expastor legislativo también ahijado de Egidio, Ramiro Ramos, quienes quedaron fuera del CEN.
Cuando sigue sin resolverse la millonaria demanda laboral que metió el expresidente del Instituto Electoral de Tamaulipas (Ietam) Jesús Eduardo Hernández Anguiano, ahora es también la exadministradora del mismo órgano electoral, Rosa Patricia de la Fuente Martínez quien promovió un juicio ante el Tribunal Electoral con el mismo reclamo millonario. A ver qué pasa con estas exigencias.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.