• Regístrate
Estás leyendo: El PRI a su prueba de fuego
Comparte esta noticia
Domingo , 17.06.2018 / 19:50 Hoy

De buena fuente

El PRI a su prueba de fuego

Cristina Gómez

Publicidad
Publicidad

Este viernes tendrá el priismo tamaulipeco una prueba de fuego, pues de una reunión con el representante del CEN José Murat en la Ciudad de México, podría salir el próximo presidente estatal del partido.

Se ha vendido la idea de que van por un candidato de unidad, conforme al que muestre más músculo en las firmas de apoyo de los consejeros estatales.

Buscan llegar a un acuerdo de unidad antes del lunes, aunque no se descarta que éste pueda alcanzarse incluso hasta el día de la asamblea estatal el 26 de agosto.

Si el Consejo Político del PRI en el estado es hechura del exgobernador Egidio Torre Cantú, por lógica su ahijado el exdirigente cenecista y exdelegado de Sedatu, Sergio Guajardo, llevaría las de ganar.

Pero en la práctica esta ventaja sería relativa. Óscar Luebbert y Alejandro Guevara no se lanzaron solamente para perder y engordarle el caldo.

En las propias filas del tricolor, hay un sentir anti-egidismo, un rechazo a quien marcó el fin del imperio priista en Tamaulipas y entregó el poder al PAN de los vientos de cambio.

Si de los consejeros depende, habría que recordar que la lealtad no es un valor que caracterice precisamente a la clase priista y a la clase política en general. La traición contribuyó a que el tricolor perdiera Gubernatura, Congreso y mayoría de presidencias municipales. Y eso lo sabe muy bien Baltazar Hinojosa.

Hoy al PRI, o a lo que queda de él en Tamaulipas, no le conviene un dirigente manejado por el exmandatario.

Pero Óscar Luebbert, exsenador y exalcalde de Reynosa, también pudiera resultar un dirigente incómodo para el priismo, aunque el partido pone las manos al fuego por él, y lo defendió ferozmente de los señalamientos que hiciera Ricardo Anaya.

De Alejandro Guevara qué decir, él se ha encargado de dejar claro que está muy bien relacionado en las altas esferas del poder, habiendo sido coordinador de giras del presidente Enrique Peña Nieto y luego diputado federal, actualmente con licencia.

Pero también lo han tachado de ser más ruido que nueces.

¿Le estará apostando al dedazo y compadrazgo?

De Luis Enrique Arreola, Roberto González Barba, Juan Alonso Camarillo y Miguel Manzur, se prevén adhesiones a los finalistas.

Lo que realmente está en juego en el PRI son las candidaturas por el Senado de la República (y diputaciones federales).

Es también evidente que al PRI nacional no le interesa la suerte del PRI en Tamaulipas en términos de los votos que ayude a acarrear para la presidencial.

El padrón electoral del país es de 87.6 millones de mexicanos y Tamaulipas tiene 2.5 millones de ciudadanos inscritos, es decir, el 2.19%.

Incluso dentro del PRI, parece quedarles claro a muchos que estarían perfilados a un tercer sitio en la elección presidencial.

Probablemente el verdadero interés sea aliarse por debajo de la mesa con Acción Nacional (contra AMLO) y desde ahí, de lo perdido, lo que aparezca.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.