• Regístrate
Estás leyendo: Orden y legalidad
Comparte esta noticia
Martes , 18.09.2018 / 11:17 Hoy

Números al aire

Orden y legalidad

Claudia Hidalgo

Publicidad
Publicidad

Por mucho tiempo los partidos políticos han tenido manga amplia para hacer y decir lo que quieren. Hasta hace poco son sujetos obligados a transparentar su actuar y en unas semanas más deberán ampliar su catálogo de información como lo marca la nueva Ley de Transparencia.

No será suficiente con exhibir la información, sea clara, completa y esté en formatos sencillos, si no es verídica; un tema que los ciudadanos se han cansado en reprochar durante muchos años y les ha generado descrédito a todos en general.

Es claro que los antiguos informes de fiscalización no fueron suficientes para explicar sus gastos, menos cuando no estuvieron al alcance del público en general y cuando su carácter técnico los hacía incomprensibles en muchos apartados, además de tardados.

Muy poca gente tuvo oportunidad de conocer como algunos partidos gastaron sus prerrogativas en anticonceptivos, en rentas de oficinas inexistentes, cursos a gente sin relación con el partido, viajes a Europa, entre otras anomalías.

Es increíble como algunos partidos siguen cerrando la puerta a información de interés público bajo el argumento de tener prohibido, por estatutos, ventilar asuntos internos cuando viven de nuestros impuestos, de dinero público; luego entonces, no tienen derecho a resguardar información más allá de lo que la ley protege como son los datos personales.

Pocos políticos aceptan tener interés de un nuevo cargo público; hablan de servicio, de un compromiso social. Y lo peor es que hasta entre ellos sancionan la verdad y aplastan a quien abiertamente expresa su interés político, no así a quien desvía recursos por alcanzar su fin.

Han aprendido tan bien a mentir que hasta creen sus propias mentiras. Piensan que la gente no se da cuenta de la realidad y les compra sus frases publicitarias y verdades a medias con la mayor facilidad.

Es indispensable otra actitud de frente, abierta y clara, pero sobre todo poner orden y cada instancia asuma las obligaciones de árbitro o vigía que les toca en cada ámbito.

No se vale que Virtud Ciudadana, quien oficialmente acomodó los tiempos para no participar en la elección de 2017, genere discursos donde hable de alianzas para el siguiente año, de su fuerza electoral, cuando técnicamente tendrá vida hasta 2018 y no pueden aliarse con nadie en esa primera elección.

La realidad es que lejos de fomentar la participación, como asegura, en casos como este se confunde más a los ciudadanos por falta de orden y legalidad.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.