• Regístrate
Estás leyendo: Ninis sin opciones
Comparte esta noticia
Martes , 25.09.2018 / 18:46 Hoy

Números al aire

Ninis sin opciones

Claudia Hidalgo

Publicidad
Publicidad

Los datos de la Encuesta Intercensal 2015 muestran datos alarmantes respecto a la situación educativa de los jóvenes. Millones de ellos son de los llamados "Ninis" pero no por gusto, sino porque no tienen opción, no hay suficientes escuelas de nivel medio superior y superior, ni opciones de empleo.

De acuerdo a estos datos, 37.3 por ciento de los adolescentes de 15 a 19 años de edad no asisten a la escuela, cuando debieran estar en la preparatoria o estudiando una carrera técnica, pero la oferta es muy reducida en todas las entidades del país y pocos logran este privilegio.

Entre más años pasan, más difícil se vuelve acceder a alguna opción educativa. La inasistencia a la escuela, entre quienes tienen entre 20 y 24 años, es de 74.5 por ciento, cuando en ese lapso debieran estar estudiando alguna licenciatura e incluso empezando algún posgrado, pero era lógico, si no pudieron hacer la prepa, menos pueden soñar con una carrera universitaria.

Sin que sea una regla, ningún joven decide quedarse por años en su casa por gusto, sin una actividad formal, menos cuando no tienen una familia que los respalde económicamente o con condiciones suficientes para verlos todo el día en un sillón, sin futuro.

Es claro que todos o al menos la inmensa mayoría tiene sueños pero pocos pueden luchar por conseguirlos porque tan pronto van creciendo les van cerrando una y otra puerta. Sobra con mirar de reojo las cifras de rechazados en las universidades públicas del país para darse cuenta que no tienen un camino viable y mucho menos la posibilidad de elegir.

El país y cada una de las entidades no han sabido brindarles opciones educativas, solo ven pasar el problema y siguen con su gastado discurso de lo importante que es la juventud y la prioridad a la educación como palanca del desarrollo.

Una de las grandes razones por las cuales no han hecho más es para no echarles abajo el negocio a las escuelas privadas, dirigidas por sus amigos, por ex funcionarios o sus esposas. En lugar de invertir en la educación gratuita, el gobierno opta por becar a quienes van a "ciertas" instituciones, como si eso les saliera más barato.

De esta forma ayudan a los empresarios a tener ingresos seguros, porque con la capacidad económica de los mexiquenses, muy pocos podrían pagar esas cuantiosas e inexplicables colegiaturas y caprichos donde la Profeco ni la SEP ponen control y dejan que estafen a los padres con útiles, uniformes y libros de miles de pesos que curiosamente sólo esas instituciones venden.

De los discursos más falsos que año con año escuchamos de gobernadores, presidentes y legisladores está el de dar prioridad a la educación, cuando ni siquiera lo intentan.

Si los hoy jóvenes no tienen más allá de la secundaria, muy pocas opciones de empleo encontrarán. Éstas se reducen a atender una tienda y en establecimientos de comida rápida, pero al llegar a la vida adulta, con una familia, eso no resuelve en nada sus necesidades.

Eso lo saben perfectamente muchos jóvenes. Si dejan de estudiar no es por gusto, es porque no tienen dinero para pagar una escuela particular y el gobierno no le interesa darles opciones.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.