• Regístrate
Estás leyendo: Más que una sensación de inseguridad
Comparte esta noticia
Miércoles , 19.09.2018 / 22:18 Hoy

Números al aire

Más que una sensación de inseguridad

Claudia Hidalgo

Publicidad
Publicidad

Los últimos resultados que arrojó la Encuesta Nacional de Seguridad Pública (ENSU), realizada por el Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática (INEGI), en junio de este año son muy claros: siete de cada 10 personas se sienten inseguras en su lugar de residencia.

Esa sensación está alimentada por casos reales, experiencias directas o de gente cercana que ha sido víctima de la delincuencia, incluso personas que ya no acuden al Ministerio Público por falta de confianza en las instituciones, porque hasta ir a las agencias exprés resulta un largo calvario que al final no se traduce en justicia, la gente no recupera lo que le robaron, tampoco ubican y mucho menos detienen y logran castigar al responsable.

Las autoridades deben tener en cuenta estas cifras y no escudarse o confiarse solo de las denuncias que llegan a la procuraduría o conocen sus policías municipales. Si bien es cierto que delito no denunciado no tiene ni una posibilidad de ser investigado y mucho menos sancionado, también lo es la falta de trabajo para prevenir.

Desafortunadamente esta encuesta no considera varios municipios del Estado de México para tener un panorama más completo porque las condiciones no son las mismas en los dos valles, ni en el oriente, el sur o el norte de la entidad.

Toluca, esa ciudad tranquila de otros años es presa del miedo de sus habitantes y quienes la visitan. 82.2 por ciento de los encuestados dijeron sentirse inseguros, en marzo de este mismo año era 80.7 por ciento. La cifra va en aumento, evidentemente, por la falta de acciones y la proliferación de ilícitos.

Esto la ubica entre las ciudades con mayor problema del país, superada por Acapulco con porcentajes de 93.5 por ciento, algunos puntos de la ciudad de México con 94 o Coatzacoalcos en Veracruz; mientras, ciudades como Mérida registran niveles de 30 puntos.

La inseguridad afecta no solo directamente, sino también de manera indirecta, la gente deja de salir y comprar, los inversionistas no llegan, además mandan un mensaje de relajamiento de normas y posibilidades de éxito para los delincuentes, generando un círculo vicioso en el cual no se está trabajando como se debiera.

Quién no tiene un familiar o amigos que, sin importar la hora, ha sido víctima directa de la delincuencia en un cajero automático, a bordo del transporte, mientras caminaba por la calle, al utilizar un taxi, al salir de una fiesta, en el gimnasio, en el estacionamiento. Ya no hay lugares seguros para nadie y tampoco se ve a la autoridad presente.

Los únicos que están emprendiendo medidas son las posibles víctimas. Al menos 61.4 por ciento modificó sus hábitos, ya no lleva consigo cosas de valor como son joyas, dinero o tarjetas de crédito por temor a sufrir un delito. El 55.6 por ciento ya no deja salir a sus hijos menores a la calle, 49.3 por ciento ya no sale a caminar por la noche.

Quienes parecen no hacer nada son las autoridades, sobre todo municipales. La gente les califica con 42.8 por ciento en efectividad. La estatal tampoco sale bien librada con 46.2 por ciento o la federal con 58.2 por ciento. La Gendarmería Nacional pasa de panzazo con 62.2 por ciento, la gente le confiere cierta credibilidad por la novedad, pero en general falta mucho trabajo a pesar de los múltiples programas y recursos destinados a este sector.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.