• Regístrate
Estás leyendo: El presente y futuro de México
Comparte esta noticia
Jueves , 21.06.2018 / 08:11 Hoy

Números al aire

El presente y futuro de México

Claudia Hidalgo

Publicidad
Publicidad

A veces, las nuevas generaciones podrían parecer ajenas a su alrededor y quizá así sea en muchos casos. Las razones, pueden ser muchas. Por un lado está el estilo de vida donde las prioridades de los jóvenes son divertirse antes de llegar a los momentos de las grandes responsabilidades.

En otras, los padres son quienes los mantienen alejados, en un mundo de cristal donde nadie los toque ni les impida ser felices. También está la falta de confianza en ellos por la carencia de experiencia o el temor a ser desplazados por la innovación, creatividad, fuerza y empuje que los caracteriza.

Lo cierto es que muchos están activos, en la medida de sus posibilidades. Cada uno desde su trinchera. Otros entregados al estudio, preparándose para tomar las riendas del país y las propias, otros alfabetizando, juntando dinero y construyendo casas, apoyando a comunidades empobrecidas, exigiendo justicia, mostrando las deficiencias del transporte público y combatiendo el cambio climático.

Sus logros no aparecen en grandes espectaculares, ni tienen interés de promoverse públicamente porque no persiguen intereses de reconocimiento o premios, solo de generar cambios, de ayudar a los desprotegidos, de manera que se involucran y preocupan por lo que sucede a su alrededor.

Cada generación es distinta, influye su perfil académico y en mucho la guía de sus padres y maestros que en ocasiones suelen estar más desvinculados de su entorno que los mismos jóvenes y los impulsan a seguir el mismo camino, a reproducir los mismos esquemas.

Cualquiera esperaría que los más activos fueran quienes estudian Ciencias Políticas y Derecho, pero no, la tendencia de este sector es involucrarse lo más temprano posible al mercado laboral para garantizar un espacio, de manera que no se les observa muy unidos, activos, promoviendo causas vinculadas a su área.

Los humanistas son quienes no dejan de moverse y cuestionar, al igual que los antropólogos. Los estudiantes de Medicina y Nutrición han sabido mantener sus programas de atención a comunidades sin servicios de salud, otros han sabido moverse cuando ha sido necesario, pero los esfuerzos no perduran, son temporales.

Quienes han llamado la atención en los últimos años, son quienes estudian ingeniería y ahora son vistos en áreas relacionadas con el medio ambiente, la movilidad, muy activos en concursos, llevando en alto el nombre de su institución, organizando foros, generando propuestas y creando muros y techos verdes.

La realidad es que las condiciones del mercado hacen que los estudiantes se individualicen, se preocupen más por su educación y encontrar un empleo, mimetizándose con el sistema, sin generar grandes cambios en él como se podría esperar de un universitario comprometido con la sociedad.

Es por ello que vemos a pocos jóvenes organizados, discutiendo, analizando y proponiendo soluciones, conscientes de su fuerza, que no se dejen manipulara; participando desde su óptica, sin imposiciones ni reproduciendo los mismos errores, generando el cambio que necesita este país, donde los niveles de corrupción, la negligencia, la ignorancia, improvisación y desinterés siguen enquistados no solo en el sector público, sino en el privado y en ocasiones también en el educativo.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.