• Regístrate
Estás leyendo: Chimengüenchón
Comparte esta noticia

Crónicas Chuchianas

Chimengüenchón

Chucho Meza

Publicidad
Publicidad

Corrían los años 70 cuando un famoso programa de televisión nos convocaba a sentarnos -y en algunos casos, simplemente echarnos frente al aparato receptor y ser partícipes de las travesuras de un singular grupo de personas que convivían en una vecindad. La onda era poner atención para no quedar fuera de conversación al día siguiente con los cuates.

El rollo es que una de las expresiones (la que da nombre a esta columna) se enunciaba cuando alguno de los personajes se salía con la suya bajo cierta complicidad y agrado de otro (usualmente era de “otra”). 


Imagino que así se han de haber expresado entre sí los “negociadores” del nuevo tratado de comercio con EU (que no con Canadá, al menos hasta el momento), cuando en las rodillas y contra reloj acordaron, al decir de muchos, un esquema comercial poco conveniente para nuestro país, con la aparente urgencia de que quedara dentro de los tiempos marcados por Mr. Trump y EPN.

Al empresario o el emprendedor común (como tú y yo), quizá nos vengan guangos los términos de la versión de dicho tratado, porque estamos en el lado micro de la economía nacional y difícilmente estaremos en un escenario que genere una controversia laboral (el capítulo 20 del nuevo tratado); sin embargo, lo de las grandes ligas andan con el Jesús en la boca buscándole la cuadratura al círculo y esperando que el gobierno vaya dando línea de las reformas de ley en el ámbito correspondiente.

Lo interesante, y quizá en lo que debemos poner atención, es la manera en que los estrategas salientes van a explicar los puntos y comas a los entrantes, para que el mentado acuerdo no reviente en las manos del mexicano común, y mucho menos en sus bolsillos (o séase, los nuestros).

Es nuestra obligación pedir más información, cierto; el asunto es cuándo y a quién. Estaré al pendiente del foro de consulta correspondiente, solo espero que no lleguemos al momento incómodo de decir “¿entonces no hay pa’ dónde y nos fregamos?” Y que los gurús nos contesten “Eso-eso-eso…”.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.