• Regístrate
Estás leyendo: ¿Sorpresa en Tlajomulco?
Comparte esta noticia
Martes , 13.11.2018 / 15:43 Hoy

Francotirador

¿Sorpresa en Tlajomulco?

Celso Mariño

Publicidad
Publicidad

Tras su ruptura con Enrique Alfaro, el alcalde de Tlajomulco, Alberto Uribe se unió al Movimiento de Regeneración Nacional de Andrés Manuel López Obrador, consiguiendo varios acuerdos con el representante regional de AMLO, Marcelo Ebrard.

El trato incluyó que Uribe impulsara –impusiera, pues- a quien sería el candidato de Morena a la alcaldía de Tlajomulco de Zúñiga, demarcación emblemática para MC por ser la cuna del alfarismo.

Al principio hubo muchos que desconfiaron de la ruptura entre Alfaro y Uribe dada la larga relación política de alianzas y colaboración entre ambos desde que eran jóvenes.

Al paso de las semanas, Uribe se decantó por un nuevo y reciente colaborador suyo para que fuera el abanderado de Morena en Tlajo, un político identificado con la izquierda histórica de Jalisco, con principios y con una trayectoria sin dobleces ante distintos poderes: Miguel León Corrales.

Desde finales de los años 90, Miguel demostró de lo que estaba hecho cuando fue diputado local por el Partido de la Revolución Democrática. Su coordinador en esa legislatura fue nada más y nada menos que el ex rector y jefe del grupo Universidad, Raúl Padilla López, ante el cual León Corrales mostró carácter y nada de docilidad, por el contrario. Aunque acotado, siempre pugnó por auditar las finanzas de la Universidad de Guadalajara, a lo que se oponía no sólo su coordinador, sino otros actores políticos de entonces. Desde el Congreso también enfrentó al entonces poderoso Partido Acción Nacional: Miguel entró a la revisión de cuentas públicas de gestiones como la del primer alcalde albiazul de Guadalajara, César Coll, entre muchos otros temas que le generaron problemas, pero también ganarse el respeto de otros. En el año 2000 contendió por la alcaldía de Tlaquepaque, la cual no alcanzó, pero quedó como regidor y luego prácticamente se alejó de los reflectores.

Con el regreso de Miguel a la actividad pública, en abril de 2016, como director de Gestión Ambiental de Tlajomulco con Uribe, se mandó una señal de que la administración municipal estaba haciendo su propio juego, de manera paralela a la de los líderes de MC. ¿Por qué? Porque León Corrales seguía –y sigue- siendo visto como un personaje adverso a los nuevos aliados políticos del proyecto de Movimiento Ciudadano por alcanzar la gubernatura.

Al concretarse ahora su candidatura a la alcaldía, Miguel se ha encargado de pintar una raya, o levantar un muro, entre su propuesta y la de MC, que en ese municipio postuló a Salvador Zamora. Miguel León ofrece impedir más fraccionamientos sin control y acusa que los dos alcaldes anteriores, es decir, Ismael del Toro y el propio Alfaro, autorizaron algo así como 30 mil y 50 mil unidades de vivienda en sus gestiones, muchas de ellas en áreas sin agua y sin cumplir normas locales. Si bien León Corrales arrancó prácticamente de cero su campaña política, dicen que hay encuestas que ya lo ponen cerca del aspirante naranja.

Pinta a que la elección en Tlajomulco se pondrá mucho más interesante de lo que algunos liderazgos quisieran.

celso03@icloud.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.