• Regístrate
Estás leyendo: Solidaridad de la calle, egoísmo de su casa
Comparte esta noticia
Domingo , 22.07.2018 / 04:33 Hoy

Francotirador

Solidaridad de la calle, egoísmo de su casa

Celso Mariño

Publicidad
Publicidad

Ya donó usted algo para los afectados por los sismos? ¿Cuánto gastó, qué donó?

Pero… ¿sí se tomó una selfie, verdad?, o así, como que no se dio cuenta que le tomaron la foto entregando víveres, mostrando el recibo del donativo o armando despensas.

Aaahhh, y para que de verdad le cuente allá en el cielo o en su libro de vida y se note que usted tiene un enorme corazón: ¿ya lo posteó en sus redes sociales? ¿cuántos likes recibió? ¡Pida a sus amigos que lo copien y peguen, o de perdida, que lo compartan!

Y si ya anda en esas, para que de verdad conste que usted sí puso el ejemplo, hasta puede pagar unos pesos para que su red social favorita difunda profusamente su bondadoso y desinteresado gesto -ajá-; de esta manera, hasta los que lo tienen bloqueado o bloqueada verán su post a fuerzas ¡ándele!

Oiga, pero acá entre nos: ¿cuándo fue la última vez que hizo un donativo similar, o regaló tiempo en trabajo comunitario antes de estos sismos?

Porque, qué bueno que aflore la solidaridad de todos nosotros ante tragedias de la magnitud del sismo del martes pasado, pero pareciera que ese sentimiento de hermandad solamente nos brota cuando es una hecatombe… que cautiva a las redes sociales.

Si recordamos, luego del sismo del pasado 7 de septiembre que afectó principalmente a pobladores de Chiapas y Oaxaca, se abrieron unos cuantos centros de acopio, pero se veían pocas cajas, pocos donativos y pocos mensajes en redes exhortando a ayudar. Fue hasta el temblor posterior, el que cimbró a la Ciudad de México, cuando todo mundo corrió a abrir puntos receptores de ayuda y miles más a invitar por redes sociales a colaborar.

¿Por qué no podemos mantener ese espíritu solidario, si no igual, al menos una partecita, los demás meses del año?

Si recuerda, hace apenas unas semanas atrás, en Tonalá y Tlaquepaque hubo inundaciones que afectaron a decenas de familias. ¿Recibirían apoyos para volver a la normalidad? ¿Les habrá ayudado alguien regalándoles algún mueble, comida u otorgándoles materiales básicos para reforzar su vivienda contra futuras inundaciones? Quién sabe: ellos no se viralizaron en redes sociales ni estuvo disponible un bonito filtro de ocasión para solidarizarnos virtualmente con ellos, pero no son los únicos ni serán los últimos necesitados en nuestro entorno.

Si a usted y a mí nos quedan ganas de seguir apoyando no solo a los afectados por los temblores podríamos buscar alguna de las diversas agrupaciones civiles que operan de manera permanente y organizada en la entidad, en el tema que sea de nuestro interés, y colaborar con ella, por ejemplo Cáritas, FM4 Paso Libre, Cruz Roja o algún comedor comunitario para personas en situación de calle. Si quiere algo más especializado, aquí una idea: tan solo el Instituto Jalisciense de Asistencia Social, el IJAS, tiene un directorio en línea de poco más de mil 60 instituciones que brindan algún tipo de apoyo a personas sobre los más variados males o problemas.

Si después de la emergencia de los sismos usted sigue apoyando con la misma enjundia cualquier otra causa, entonces sí, con muchísimo gusto le regalo un like con todo y carita feliz ¡cómo no!

celso03@icloud.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.