• Regístrate
Estás leyendo: Echémonos dos "cascaritas"
Comparte esta noticia
Domingo , 24.06.2018 / 14:45 Hoy

Francotirador

Echémonos dos "cascaritas"

Celso Mariño

Publicidad
Publicidad

Todos decimos que nos gusta y queremos practicar deporte… pero no lo hacemos aunque haya sido una de nuestras promesas de Año Nuevo -¡Bah! Ya será en el 2030-.

Así que a la mayoría felizmente regordita nos queda, al menos, regodearnos viéndolo, y qué mejor si es deporte profesional y en vivo. Para nuestra mayoría hay buenas noticias: ¿Se imagina tener opciones de presenciar deporte profesional en Guadalajara de martes a domingo -¡seis días a la semana!-? ¿Aguantaría un tour semejante, de estadio en estadio?

Porque Guadalajara cuenta desde hace muchas décadas con futbol profesional, con las Chivas, Atlas y Leones Negros; hace apenas unos años regresó el béisbol profesional con los Charros de Jalisco; el año pasado estrenamos la Liga Femenil del futbol -en la que las Chivas ya fueron campeonas, por cierto-, y, ahora, estamos a un tris del retorno del basquetbol de alta manufactura a la duela local.

Para octubre estará un equipo profesional representando a Jalisco en la Liga Nacional de Baloncesto Profesional (LNBP). Desde finales del año pasado los directivos de esa liga confirmaron la incorporación de nuevos clubes a nivel nacional para este 2018, y entre ellos está considerado uno en Guadalajara.

El proceso para lanzar al equipo está en marcha -me cuenta uno de los involucrados-, estaría por definirse la cancha que será su sede y cuestiones operativas y del staff, pues ya solo quedan seis meses para arrancar.

Este proyecto recuerda las distintas épocas de gloria del basquetbol local profesional, una de las más recientes y memorables cuando en el Circuito Mexicano de Basquetbol (Cimeba), jugaban los Leones Negros de la UdeG y los Tecos de la Universidad Autónoma de Guadalajara y daban fenomenales encuentros, y un poco más recientes, los temibles Soles de Jalisco, que fueron tres veces campeones por allá del 2000 al 2002. Tanto el Coliseo Olímpico de la UdeG, la duela de los Tecos como el domo del Code encierran miles de cardiacos minutos de juego del deporte ráfaga. Ahora la historia del básquet se extenderá, aunque en una duela distinta.

Además, apenas hace unas semanas se anunció que la Liga Mexicana del Pacífico de béisbol mudará sus oficinas centrales, de Hermosillo, Sonora, a la capital de Jalisco, dadas las ventajas competitivas de Guadalajara… ¿Y qué tiene todo esto de bueno?

Pues, verá: Incluso para los que no les gusta el basquetbol ni el béisbol ni siquiera los deportes, lo bueno es que el Área Metropolitana de Guadalajara vive un resurgimiento de los deportes profesionales lo que a su vez genera una mayor actividad económica y dinamismo a la ciudad, lo que beneficia a todo mundo (hoteles, restaurantes, taxistas, Ubers, agencias, centros comerciales y nocturnos, proveeduría local, etcétera y muchos etcéteras más, y por supuesto jugadores, entrenadores e industria del deporte), y, lo mejor de todo: muchos niños y jóvenes tendrán más opciones y motivos de inspiración para adentrarse en diversas disciplinas deportivas.

Creo que con todo esto, ahora sí amerita echarnos dos cascaritas: una deportiva -aunque sea de cachibol-, y otra de limón en el tequila.

celso03@icloud.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.