• Regístrate
Estás leyendo: De "ejércitos naranjas" contra "leva tricolor"
Comparte esta noticia
Lunes , 10.12.2018 / 18:57 Hoy

Francotirador

De "ejércitos naranjas" contra "leva tricolor"

Celso Mariño

Publicidad
Publicidad

Desde hace seis meses (“Alfaro, ¿olvida usted algo?”, MILENIO, febrero 4, 2017) advertí que a los alcaldes emecistas se les estaba pasando el tiempo ofrecido para someterse a la ratificación de mandato. Esto porque, ya siendo electos, dijeron que lo harían al año y medio de gestión.

Dilataron un poco más, pero retomaron la promesa y ya se les llegó la fecha.

Si bien este ejercicio ya se había hecho en Tlajomulco en 2011 por parte del propio Enrique Alfaro y después por Ismael del Toro, lo que estamos viendo ahora no se compara con aquellos, no solo por las dimensiones naturales de los municipios involucrados (ahora será en casi toda la zona metropolitana) ni por la cantidad de personas que podrán participar, sino porque se ha vuelto una guerra que ya involucró a los grupos políticos más relevantes en el estado.

En la primera línea de fuego están, por un lado, los ediles naranjas y sus estructuras partidistas, gubernamentales y virtuales, así como círculos convencidos, como algunos artistas, músicos, líderes vecinales y jóvenes simpatizantes.

En el bando contrario están todos los que descalifican el ejercicio: las autoridades priistas, desde el gobierno estatal, regidores, diputados, delegados, estructura partidista y algunos sindicatos.

Pero después de la infantería regular, viene la artillería de refuerzo, y es allí donde se han alineado actores muy interesantes. En Guadalajara Alfaro, y en Zapopan, Pablo Lemus, negociaron reclutar al importantísimo Grupo Universidad que lidera el ex Rector Raúl Padilla López, cosa nada menor por su capacidad de movilización a través de tres grandes estructuras muy bien aceitadas, todas, con recursos públicos: la red directiva, sus sindicatos (académicos, administrativos y trabajadores) y el estudiantado a través de la Federación de Estudiantes Universitarios.

A este Ejército de los Leones Naranjas, se suma la División de jóvenes becados con el erarario a los que, de acuerdo con testimonios publicados, les pidieron comprometer a unos 10 adultos por beneficiado para que avalen la ratificación de mandato. Si en Guadalajara el programa tiene 22 mil jóvenes, la multiplicación pedida arroja una cantidad increíble: unos 220 mil “sí ratifico”, que superarían las 165 mil papeletas que habrá en las 275 mesas receptoras del municipio.

Además, algunos liderazgos del PRD están apoyando abiertamente a los emecistas, como Quirino Velázquez Jr. en Tlajomulco, y otros lo hacen a media luz, coqueteando para ligarse una futura alianza electoral con Alfaro.

Mientras que la leva tricolor apenas sumó al regidor panista Alfonso Petersen, contados líderes vecinales inconformes con obras municipales e intenta capitalizar las críticas del cardenal emérito Juan Sandoval a la escultura “Sincretismo”.

El resultado de la consulta es muy previsible al menos en Guadalajara y Tlajomulco, sin embargo, este ejercicio de ratificación podría traer más consecuencias para algunos de los aliados que para los bandos directamente enfrentados, porque no hay que olvidar que si bien ya está entrando en el ocaso, no deja de ser priista la administración federal y la verdadera batalla que a ella le importa es la que será el próximo 1 de julio de 2018, en Jalisco y a nivel nacional, pero de esto hablaremos la próxima semana “si dios no lo remedia (copiado del muy estimado maestro Jaime García Elías)”.

celso03@icloud.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.