• Regístrate
Estás leyendo: "Amistades peligrosas"
Comparte esta noticia

Francotirador

"Amistades peligrosas"

Celso Mariño

Publicidad
Publicidad

¿A cuántas amistades ya no saluda, frecuenta, ha dejado de seguir en redes o simplemente las ignora por sus preferencias políticas?

A ver, sinceramente, ¿cuántas son, quiénes son? No se haga.

Porque todos tenemos alguna, o varias o muchas (o cientos) de personas con las que interactuamos en nuestras actividades cotidianas y que, de repente, nos empiezan a platicar de política electoral, de candidatos, de antecedentes de unos y de otros, de lo bueno que sería si o lo terrible que será si... y es natural por estar inmersos en un proceso electoral que, en el caso de Jalisco, renovaremos a todas las autoridades elegibles posibles.

Veamos. Este 1 de julio podremos votar para presidente de la república, senadores, diputados federales, locales, gobernador y ayuntamientos, y en las campañas participan miles de personas de manera interesada porque son parte activa de algún proyecto político, porque tienen algún negocio con alguno de los primeros, y luego están los que aspiran a ser considerados después en un determinado gobierno emanado de equis partido.

De todos ellos podemos entender su empeño por convencernos de votar por su candidato, pero hay otros que sin tener un interés fundamentado o monetizable -o al menos no de manera evidente por ahora- quieren llevarnos a su redil. En cualquiera de los dos casos, es importante ubicarlos en ese contexto: en su contexto.

El problema comienza cuando esa amistad intenta orillarnos a externar nuestra preferencia electoral delante de un grupo, en una red social, en nuestro lugar de trabajo o pena de quedar exhibido de no estar “con ellos”, de no pensar como ellos. Eso también es violencia.

Ojo, porque nadie, pero nadie de nadie, nos puede obligar a empeñar, a endosar, públicamente y por adelantado, nuestro voto, no se vale así sea ante una mesa de trabajo o de bar o de la casa familiar.

Si tu amistad quiere gritar y vociferar su intención de voto es muy su... gusto; si manda mil tuits, cien post en Facebook y decenas de memes, es muy su rollo.

Porque algunos candidatos están haciendo lo mejor que saben hacer: convencer o polarizar, porque a ellos sí les urge saber con quién cuentan aunque con ello formen divisiones en la sociedad. Ellos vienen de partidos políticos, es de decir, de partir a la sociedad y muchos les seguimos su discurso maniqueo, queremos que quienes me rodean me digan si están con mi candidato o “en contra de él”. Naaaaa, no, no es por allí la cosa.

Respetemos tanto a los que se involucran en las campañas como a los que no; honremos la amistad y el compañerismo por encima de preferencias políticas efímeras que no sobrevivirán más de tres o seis años como máximo, y que nos dejarán en nuestros mismos círculos sociales el día 2 de julio.

celso03@icloud.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.