• Regístrate
Estás leyendo: Ahora todos son "bien morenos"
Comparte esta noticia
Miércoles , 19.09.2018 / 04:31 Hoy

Francotirador

Ahora todos son "bien morenos"

Celso Mariño

Publicidad
Publicidad

Dice el dicho que al nopal nomás lo van a ver cuando tiene tunas… y qué decir cuando parece que tendrá muchas y jugosas.

Desde siempre y hasta hace apenas unos seis meses, en Jalisco era una osadía, un salto al vacío, casi una aberración salirse de cualquier partido político “de los grandes”, para pasarse a Morena, pero algo cambió.

Tras la definición de los otros candidatos presidenciales, a diferencia de hace seis años, las encuestas no variaron la tendencia, y conforme avanzaron las precampañas, no hubo una caída del puntero que sigue siendo Andrés Manuel López Obrador.

En el centro y hacia el sur del país era común que AMLO mantuviera una alta aceptación entre el electorado y no recientemente, sino desde hace 12 años; la novedad ahora es que esa tendencia se extendió hacia el occidente, y en particular a Jalisco. La máxima expresión de este fenómeno es que a la portada del Semanario Arquidiocesano de Guadalajara llegó el resultado de una encuesta, encargada y pagada por ese propio medio, en la que López Obrador estaba a la cabeza en la intención del voto aquí.

El propio Cardenal Francisco Robles Ortega dijo que se debe tener cuidado con ese tipo de publicaciones, porque se podría confundir con que la Iglesia está alentando a algún candidato, lo cual negó, pero lo cierto es que esa edición del semanario voló: cuentan que se acabó antes de lo normal, en pocos días, es decir, los feligreses aceptaron lo expuesto –caso contrario, no se hubiera vendido-.

Toda esta oleada hizo que ahora el Movimiento de Regeneración Nacional en Jalisco sea muy solicitado por políticos que quieren seguir viviendo del presupuesto, pues creen que allí hay posibilidad de triunfo.

El problema ahora es para los dirigentes locales de Morena: les interesa atraer los mayores liderazgos que puedan –al cabo que la dirigencia nacional ya dio muestra de que no hay condición alguna para aceptar perfiles cuestionados-, pero no tienen espacios suficientes para todos. Y súmele: militantes de siempre se sienten desplazados.

Hay casos muy concretos de cómo se están complicando las cosas para el representante de AMLO en Jalisco, Alejandro Peña, y el regional, Marcelo Ebrard, como por ejemplo, la candidatura a la presidencia municipal de Guadalajara.

Uno de los primeros apuntados con AMLO desde hace tiempo es sin duda el locutor y empresario Beno Albarrán, quien aspira a ser alcalde por la capital del estado, pero no es el único, hay seis más: Carlos Ventura Palacios, Marisela Meza, José Villa, Javier Uicap, Ignacio Celis y Salvador Ponce. A estos siete súmele ahora a la ex dirigente del PRI tapatío, Claudia Delgadillo, quien abiertamente dijo buscar la misma nominación vía Morena.

El problema se complica porque a algunos de ellos los enviados de AMLO les ofrecieron la candidatura tapatía (dicen que entre ellos al empresario Ignacio Celis y a Beno), y ahora resulta que la ganona sería la recién llegada y a quien muchos aún relacionan con el grupo político del gobernador Aristóteles Sandoval.

Si antes se acusaba la aparición de engendros políticos como el PRIAN, luego un PRIANRD, o PRIANRDMC, ahora súmele el PRIMOR, PRIAMLO o el PRIEJE. Escójale, ahora que hay batidillo.

celso03@icloud.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.