• Regístrate
Estás leyendo: Los nombres
Comparte esta noticia
Miércoles , 19.09.2018 / 02:40 Hoy

Malas compañías

Los nombres

Celeste Ramírez

Publicidad
Publicidad

Los integrantes del Club Vampiros -formado por alumnos del Instituto Científico y Literario Autónomo de Toluca- alcanzaron dimensiones sociales y políticas.

Los alumnos dieron muestra de que, más allá de las bromas, travesuras y hasta bravuconerías, les asistía el respeto a su terruño -y su gente- e institución.

Como se ha dicho en las anteriores entregas, el fundador del club fue Daniel Benítez Bringas (maestro del cartón político) junto con su hermano Rolando; José Luis Macedo, José Sandoval, el escultor José Guadarrama y Abel González.

También estaba integrado por Humberto Benítez Treviño, Carlos Barrios Honey, Raúl Zárate Machuca, René Santín Villavicencio, Eduardo Albarrán, Humberto Miranda, Jorge Pedraza, José López Maya, Ernesto Lovera, Enrique Barreto Ponce, Diodoro Ortega, Ariel García Téllez, David Gutiérrez, Fernando Mendieta, Paco Osorio.

Los hermanos Carlos, Poncho y Jaime González; Manuel y Arnoldo Lizama, así como Carlos y Vicente Rojas; Adolfo Galván, Jorge Solano, Adolfo Hernández, Jacobo Díaz, Mario Espinosa, José Luis Machado, Antonio Mulhia Melo, Jorge Guadarrama, Mario Zamudio.

Norberto Rodríguez, Marco Antonio Turlay, Juan Maya, Oscar Muciño, Javier Fonseca, José Pulido y Guillermo Ochoa, además Ezequiel Carrillo Téllez, el Truxón, quien sobresalió en boxeo y se casó con la hermana del fundador.

Formaron el trío universitario: Jorge y David Gutiérrez con Enrique Carbajal. Dirigieron el periódico de la Federación de Estudiantes Universitarios: Humberto Lira Mora y Alfredo Albíter Rodríguez.

También sobresalieron, el Pica Reyes, en fútbol soccer; Fernando Mendieta, en basquetbol; Leonardo Lino, en americano; Ariel García y Carlos Rojas en atletismo y Armando López García, la promesa, en natación.

Fueron adoptados como vampiros, Marco Antonio Morales Gómez y el maestro Gerardo Novo. Además, tuvieron una relación de simpatía y amistad con el club, Juan Josafat Pichardo, Francisco Álamo, el profesor Adrián Ortega, la borrega; el padre Marquetti y el escultor chileno Orlando Silva.

Se estima que la agrupación tuvo como periodo de vida cerca de 16 años, alrededor de 1952-1966.

"El club desparece cuando los estudiantes terminaron sus carreras, algunos dejaron de ser fósiles", me dijo Ezequiel Carrillo Téllez, el Truxón, en una entrevista.

La continuidad del club se rompió porque surgieron nuevas autoridades universitarias sin la disposición de relacionarse con el grupo.

Y aunque hubo otros clubes estudiantiles en el ICLA-UAEM, ninguno logró traspasar la barrera del tiempo y oficializarse como tradición: en el edificio de la rectoría hay una placa en honor a los vampiros.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.