• Regístrate
Estás leyendo: Sobre la 'verdad histórica'
Comparte esta noticia
Jueves , 20.09.2018 / 03:02 Hoy

Carta de viaje

Sobre la 'verdad histórica'

Carlos Tello Díaz

Publicidad
Publicidad

A principios de 2015, el 27 de enero, Jesús Murillo Karam, entonces titular de la PGR, dio a conocer las conclusiones de la investigación sobre la desaparición —cuatro meses antes— de los 43 normalistas de Ayotzinapa. Afirmó en conferencia de prensa que los normalistas habían sido asesinados por el grupo criminal Guerreros Unidos, el cual los confundió con otro grupo criminal, Los Rojos, y que habían sido incinerados en el basurero de Cocula, al lado de Iguala. "Esta es la verdad histórica de los hechos, basada en las pruebas aportadas por la ciencia", concluyó. Su versión fue completamente aceptada por unos (los más afines al gobierno) y completamente rechazada por otros (los más adversos al gobierno).

Transcurrieron los meses. Al comienzo de esta semana, el 6 de septiembre, el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes de la CIDH dio a conocer un informe que confrontó la verdad histórica de Murillo Karam. Afirmó que los normalistas, presentes en Iguala para tomar autobuses con los cuales acudir al DF el 2 de octubre y no para boicotear un acto de la esposa del entonces alcalde de Iguala, no eran miembros del grupo Los Rojos y no pudieron haber sido incinerados —algo, dice, científicamente imposible— en el basurero de Cocula. Su versión fue completamente aceptada por unos (los más adversos al gobierno) y completamente rechazada por otros (los más afines al gobierno).

No es fácil reconstruir con certidumbre un hecho del pasado para poder ofrecer al público la verdad histórica. Eso es algo que saben todos los historiadores. Es difícil, para empezar, dar con datos que sean indisputables. A veces, las fuentes no son en realidad lo que dicen que son —es decir, no son auténticas. En ocasiones sí lo son, aunque disimulan, exageran o mienten—, quiero decir, son auténticas, pero no veraces. ¿Por qué disimulan, exageran o mienten? Porque defienden intereses individuales, gremiales, partidarios o nacionales: cada grupo de interés tiene su propia versión de la historia, que es una de las cosas que contribuyen más decisivamente a darle unidad y cohesión. "Dotar a un pueblo de un pasado común y fundar en ese origen remoto una identidad colectiva es quizá la más antigua y la más constante función social de la historia", escribe Enrique Florescano en su libro La función social de la historia. Hubo en el siglo XIX una historia liberal y una historia conservadora. Hay ahora narrativas de izquierda y narrativas de derecha. Existe además una razón adicional, de orden teórico, que hace que sea difícil (para un juez, para un periodista, para un historiador) llegar a la verdad histórica. Tiene que ver con el hecho de que los relatos históricos, como los relatos literarios, son construcciones verbales donde está siempre más o menos presente un elemento ficticio. Los historiadores dan sentido a la realidad del mismo modo en que los novelistas tratan de darle sentido: dotando del aspecto de una forma reconocible a lo que a primera vista parece complicado y misterioso, o más: incomprensible. La manera más común para lograrlo es excluyendo del relato todo lo que atente contra su coherencia interna, a pesar de que sea cierto.

Espero que lleguemos a saber, con la mayor certeza posible, lo que ocurrió la noche trágica del 26 de septiembre de 2014 en Iguala. La PGR no mencionó la participación en esa tragedia de la Policía Federal ni del Ejército, que afirma que hay que investigar el informe de la CIDH. Pero hay una coincidencia importante: los asesinos de los normalistas los confundieron, al parecer, con narcotraficantes. La PGR dice que así los vieron los Guerreros Unidos y la CIDH afirma en una de sus líneas de investigación que, al parecer, los normalistas fueron desaparecidos por la policía debido a que tomaron, sin saberlo, un autobús con droga oculta en su interior, un quinto autobús en la terminal de Iguala.


ctello@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.