• Regístrate
Estás leyendo: Oaxaca: (casi) la misma historia
Comparte esta noticia
Miércoles , 15.08.2018 / 01:29 Hoy

Carta de viaje

Oaxaca: (casi) la misma historia

Carlos Tello Díaz

Publicidad
Publicidad

La historia es la misma, no cambia, veo al releer las notas que tomé hace dos años de un periódico de Oaxaca que daba información sobre los normalistas y los maestros —los que no daban clases (sección 22) y los que sí daban clases (sección 59):

Pierden el semestre normalistas”, dicen las ocho columnas de la primera plana. “Este viernes, los estudiantes normalistas volvieron a tomar el control de la caseta de peaje de Huitzo de la autopista Oaxaca-Puebla. Previamente, retuvieron por la fuerza un camión del transporte público, a bordo del cual se trasladaron a la vía. En la caseta, los jóvenes solicitaron una cooperación voluntaria a los automovilistas para cruzar. Desde el 21 de marzo, los estudiantes no se habían manifestado. Ese día quemaron un camión de la empresa Pepsi” (El Imparcial, 5-02-2014, p.1-A).

Continúan discrepancias por el horario de verano”, dice un titular, relativo a los maestros de la sección 22. “A pesar de que el Horario de Verano tendrá vigencia a partir de este domingo 6 de abril, el magisterio de la sección 22 del SNTE-CNTE que encabeza Rubén Núñez Ginez reiteró su rechazo a acatar la disposición, por lo que seguirán con el horario vigente. ‘El magisterio oaxaqueño nunca ha estado de acuerdo con esta disposición oficial y desde 1996, cuando se puso en marcha, se niega a modificar la hora de ingreso y salida de las escuelas’, dijo el líder magisterial. En tanto, Efraín Morales Sánchez, presidente de la Asociación Estatal de Padres de Familia de Oaxaca (AEPF), aseguró que tal determinación afecta sensiblemente a los padres que deben de acudir a trabajar con el Horario de Verano y llevar a sus hijos a las escuelas una hora más tarde se les complica” (El Imparcial, 5-02-2014, p.5-A).

Empiezan huelga de hambre maestros de la Sección 59”, dice otro titular. La nota explica que los maestros optaban por la huelga de hambre como forma de presión porque las autoridades responsables no habían hecho el pago de salarios retenidos a más de 2 mil maestros. “Las autoridades no quieren dar los salarios a los profesores, pese a que cumplen con las clases y no agreden a terceros con sus protestas (…) ‘Tenemos la retención de salarios por parte del Ieepo, incluso cuando cumplimos con nuestras labores’, expuso Miguel Silva Selvas, uno de los dirigentes de la sección 59” (El Imparcial, 5-02-2014, p.4-A). Esta parte de la historia sí cambió, porque el Ieepo dejó de estar controlado por la sección 22 de la CNTE. Pero todo lo demás sigue igual.

América Latina destina en conjunto más de 4 puntos de su PIB a la educación, sin poder mejorarla: “los déficits de aprendizaje siguen siendo alarmantes”, afirma un informe dado a conocer antier, elaborado por la Comisión para la Educación de Calidad para Todos, coordinado por los ex presidentes Ricardo Lagos y Ernesto Zedillo. Gastamos mucho en educación, pero la calidad sigue siendo mala. ¿Por qué? En parte porque, como indica el informe, hemos avanzado poco en la atención al desarrollo de los niños, en el alto a la deserción escolar, en la promoción de sistemas fiables de evaluación de los conocimientos, en la incorporación de las nuevas tecnologías a los programas educativos y, desde luego, en la excelencia de los maestros a partir de un sistema basado en el mérito. Para lograr estos objetivos, no sólo el último, es indispensable la participación de los maestros. Sin ellos no es posible avanzar, por más dinero que haya de por medio.

ctello@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.