• Regístrate
Estás leyendo: Informaciones falsas
Comparte esta noticia
Miércoles , 12.12.2018 / 17:41 Hoy

Carta de viaje

Informaciones falsas

Carlos Tello Díaz

Publicidad
Publicidad

“Muchas imágenes circulan en las redes sociales para ilustrar las inundaciones de Texas”, dice el diario Le Monde. “Algunas de ellas no tienen nada que ver con la situación actual”. Le Monde tiene una sección llamada “Los decodificadores: volvamos a los hechos”, que combate las informaciones falsas en el mundo. Los decodificadores de www.lemonde.fr verifican las declaraciones, las afirmaciones y los rumores de todo tipo que circulan en internet. Le Monde muestra, esta semana, varios ejemplos de informaciones falsas con respecto a la inundación de Texas. Una es una foto del aeropuerto de Houston con los aviones bajo el agua, como ballenas, una foto impresionante, compartida decenas de miles de veces en Facebook, con este texto: Houston TX airport. This morning (la imagen, en realidad, no es del aeropuerto de Houston, sino del aeropuerto de La Guardia, y no es una fotografía, sino una simulación realizada por las propias autoridades de Nueva York). Otra más es una foto tomada desde la ventana de un automóvil que muestra un tiburón nadando sobre el asfalto inundado de una carretera de Houston, reproducida de nuevo decenas de miles de veces en internet, con este texto: Shark swimming on 290 in Houston (la imagen, en realidad, es un fotomontaje producido por un bloguero irlandés en Twitter, que circula en las redes sociales al menos desde 2011).

El periodismo atraviesa una crisis, en todo el mundo, debido a los espacios que las redes sociales han abierto, en internet, a las informaciones falsas (fake news). ¿Qué es una información falsa? “Toda aquella información fabricada y publicada deliberadamente para engañar e inducir a terceros a creer falsedades o poner en duda hechos verificables”, dice el inglés Aidan White, director de la Red de Periodismo Ético. Las informaciones falsas no son nuevas en el mundo: han existido siempre, desde que el hombre cobró conciencia de la influencia de los medios sobre la opinión pública. Lo que es en cambio una novedad es que la desinformación sea propagada con una celeridad y una amplitud impensables en el pasado. Hoy son posibles gracias a las plataformas digitales de las empresas que dominan el espacio de la información: Facebook, Google, Twitter, Amazon… Todas ellas difunden informaciones en un entorno exento de valores. Buscan producir información sensacional y provocadora, verdadera o falsa, no importa, que atraiga de inmediato la atención de los usuarios, con la intención de que adquiera con facilidad un carácter viral en internet. Ese comportamiento es cada vez más común, también, en los portales de los periódicos.

Las informaciones falsas toman sus códigos de la prensa tradicional. Con ellos se presentan a los lectores como un ejercicio periodístico. No siempre es fácil distinguir lo falso de lo verdadero. Las informaciones falsas plantean, por eso, un reto a quienes están llamados a señalarlas: los periódicos. El Décodex, dado a conocer en febrero de 2017 por Le Monde, es un instrumento que sirve para luchar contra la difusión viral de informaciones falsas. El diario sitúa la responsabilidad en el lector, con esta nota: “Antes de compartir una información, diferentes instrumentos están a su disposición para evaluar la fiabilidad del sitio que la produce o la difunde”. Tiene la razón: es imposible combatir las informaciones falsas sin la participación decidida de los lectores.

*Investigador de la UNAM (Cialc)
ctello@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.