• Regístrate
Estás leyendo: Breve historia del futbol/ III
Comparte esta noticia
Miércoles , 12.12.2018 / 15:51 Hoy

Carta de viaje

Breve historia del futbol/ III

Carlos Tello Díaz

Publicidad
Publicidad

Los ingleses pueden reivindicar con legitimidad la paternidad del futbol, porque fueron ellos quienes le pusieron reglas a un juego que durante siglos había sido caótico (como le pusieron reglas a todos los juegos que descubrieron en sus viajes de conquista por el mundo, entre los que destaca un juego que durante siglos habían practicado los persas, los indios y los chinos: el polo). Pero también pueden reivindicar la paternidad del futbol por una razón adicional, quizá de más peso todavía: porque fueron ellos quienes lo exportaron a todos los rincones del planeta.

El primer club de futbol en el mundo, el viejo y legendario Sheffield, fue fundado en 1857 en Inglaterra. Poco después surgieron otros grandes clubes, como Aston Villa, West Ham y Manchester United (en la ciudad que vio nacer la Revolución Industrial). Todo el país comenzó a jugar futbol. Su popularidad coincidió, por un azar, con el auge del Imperio Británico. Y por esa razón, el juego fue llevado al resto del mundo. En 1872, los obreros del South Western Railway tenían un equipo en Le Havre, Francia; en 1874, los marineros de la Armada británica jugaban a la pelota en las playas de Botafogo, Brasil; en 1885, los mineros ingleses la pateaban con gusto en Río Tinto, Portugal. En México, el primer equipo de futbol fue el Pachuca Athletic Club, fundado en 1900 por las compañías inglesas (originarias en su mayoría de Cornwall) que tenían minas de plata en el estado de Hidalgo, en el corazón de la República.

El Pachuca Athletic Club fue campeón en la temporada 1904-05. Todos sus jugadores eran entonces ingleses. Entre ellos destacaban dos: Al Crowle y Fred Wiliams, así como también Francis Harris, el portero, que a pesar de haber perdido la vista de su ojo izquierdo tenía una gran colocación debajo del marco y un instinto extraordinario para atajar. En el Pachuca Athletic Club apareció por esas fechas el primer mexicano que jugó al balompié en el país: David Islas. Pero el futbol continuaba siendo en esos años un deporte impulsado sobre todo por ingleses. Fueron los ingleses residentes en la capital quienes fundaron en 1901 el Reforma Athletic Club, el primer equipo de Ciudad de México, y fueron los ingleses quienes poco después, en 1902, fundaron otro equipo más, también viejo y legendario: el Club Británico.

El mundo entero comenzó a jugar futbol a principios del siglo XX. Para coordinar las asociaciones que surgieron en todas partes fue fundada, en 1904, la Federación Internacional de Futbol Asociación, que conoció sus primeros años de esplendor entre 1921 y 1954, cuando fue dirigida por Jules Rimet, abogado, árbitro y dirigente deportivo, originario de Francia. Rimet fue el creador de la Copa Mundial. Fue el hombre que con más éxito contribuyó a la popularidad del juego, al involucrar a los medios de comunicación en los torneos de futbol. Recibió numerosas distinciones por su trabajo: fue miembro de la Legión de Honor, llegó a ser nominado para el Premio Nobel de la Paz. La copa que lleva su nombre fue ganada definitivamente por Brasil (el equipo de Pelé) en el Mundial de México 70. La que lleva el nombre de la FIFA será disputada en la final del Mundial de Rusia, ya pronto, el 15 de julio, en el Estadio Luzhniki de Moscu.

*Investigador de la UNAM (Cialc)
ctello@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.