• Regístrate
Estás leyendo: La responsabilidad ética de juzgar
Comparte esta noticia
Sábado , 26.05.2018 / 03:51 Hoy

Al Derecho

La responsabilidad ética de juzgar

Carlos A. Sepúlveda Valle

Publicidad
Publicidad

Una decisión judicial trascendente es la dictada por la Primera Sala de la SCJN (con el voto en contra del ministro Pardo Rebolledo) en favor de cuatro personas que según parece ni la fuman, pero que en nombre de la libertad interpusieron un amparo para que se les permitiera cultivar y consumir mariguana. Si es verdad que los quejosos no la utilizan, ¿qué efectos prácticos tendrá este fallo? En principio no tendrá ninguno pues al no consumirla ellos mismos no podrán cultivarla.

Aunque este fallo no tendrá efectos generales sí tendrá consecuencias pues es indudable que sentará un precedente muy grave ya que en el futuro cualquier persona, mediante un amparo, podrá ser autorizada a sembrar y fumar mariguana. Otra implicación tiene que ver con la salud, ¿es razonable que en esta decisión se haya privilegiado el derecho de libertad a inhalar una droga que la ley (y las evidencias científicas) determinan que es perjudicial para la salud y cuya siembra y comercio son actividades que están tipificadas como delitos sean declaradas disposiciones inconstitucionales? ¿De verdad pueden considerarse inconstitucionales los artículos que prohíben esas actividades porque cuatro ministros estiman que eso atenta contra la libertad? ¿Es más justo privilegiar la libertad a drogarse que preservar el derecho a la salud?

Resulta significativo lo que se publica en el editorial del viernes 6 de noviembre en el muy liberal periódico El País (de España) titulado "Mariguana y libertad", ahí se afirma: "El tribunal estima que la prohibición es un veto desproporcionado para una sustancia que causa daños similares al tabaco y sostiene que la libertad individual debe prevalecer sobre la protección de la salud... La decisión tampoco acabará con el problema de los carteles, cuyo negocio se nutre de la cocaína y heroína... El hecho de que la legalización suponga una mejora desde el punto de vista de la violencia y deterioro social asociados a la criminalidad no debe hacer olvidar que la mariguana es una droga adictiva que causa daños al organismo".

En el mismo sentido es interesante leer lo que declaró Verónica Schoj, directora ejecutiva de la Fundación Interamericana del Corazón, el 5 de noviembre en el periódico La Nación: "Hay 40 mil muertes al año por tabaquismo en nuestro país (Argentina)" y alertó, la epidemia está desplazándose de los hombres hacia las mujeres y que los chicos empiezan a fumar a los 13 años.

Aceptando que la mariguana tenga los mismos efectos que el tabaco o el alcohol, sustancias que de muchas maneras se trata de inhibir su consumo, ¿no es contradictorio que este fallo, en aras de la libertad, incentive la producción y consumo en México de una droga dañina a la salud? ¿Resulta lógico que siendo México el segundo país productor de mariguana en el mundo, y que según cifras de El País la consumen 5.7 millones de mexicanos, este fallo sirva para incentivar su cultivo y uso?

El magistrado Julio César Vázquez-Mellado, director del Instituto de la Judicatura Federal en su libro Elementos filosóficos en la construcción contemporánea de la ética judicial (Universidad Panamericana y Editorial Novum, 2014) explica que cuando se da un enfrentamiento entre la ley y la conciencia moral crítica del juzgador surge "la tragedia de juzgar", dilema que puede presentarse de muchas maneras y en muchos niveles, pero que siempre será preciso que el juez observe un criterio moral pues se trata de resolver un conflicto de derechos que atañen directamente al bienestar de la persona o de la sociedad.

Es entendible que ese fallo produzca alegría en un pequeño grupo de intelectuales progresistas que han tomado la bandera de que legalizando las drogas se acabarán mafias y se reducirá la violencia, pero más felices deben estar los grupos de la delincuencia organizada que serán los directamente beneficiados con el incremento del cultivo y del consumo. ¿Alguien puede ser tan ingenuo para creer que al legalizarse su cultivo los únicos mariguanos serán los sembradores?

Los jueces deben resolver siempre con base en la ley, pero también deben observar reglas morales, en el tema de las drogas los jueces deberían haber actuado con recta conciencia moral pues este problema –legal o ilegal- ha desangrado a México. Es previsible que esta decisión judicial produzca aún más perjuicios, por lo tanto, ¿está decisión fue legal, fue ética?

csepulveda108@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.