• Regístrate
Estás leyendo: Cien años del Atlas
Comparte esta noticia
Miércoles , 17.10.2018 / 12:06 Hoy

Al Derecho

Cien años del Atlas

Carlos A. Sepúlveda Valle

Publicidad
Publicidad

A Eduardo Ibañez, por su fidelidad al Atlas y a la amistad

Aun cuando el equipo de futbol en sus cien años de existencia ha logrado escasas hazañas deportivas (quizás las más importantes hayan sido sus ascensos a la primera división las veces que ha descendido) no deja de ser un acontecimiento de gran relevancia en la vida de Jalisco que el Club Atlas, A.C. esté cumpliendo un siglo de existencia.

Para hablar de esta efeméride vale la pena recordar el discurso del canónigo José Ruiz Medrano, insigne orador y atlista ferviente (murió de infarto en el estadio) quien en la conmemoración del 50 aniversario, el 15 de agosto de 1966 dijo:

“Esta memorable fecha del cincuentenario del Club Atlas es un dulce recuerdo, una realidad visible y una esperanza. Un recuerdo de aquel día, 15 de agosto de 1916, en que unos jóvenes, amigos casi todos recién venidos del colegio de san Lorenzo, en Inglaterra, en que su equipo ostentaba los colores del mártir san Lorenzo, el negro, símbolo del hierro de la parrilla en que fue quemado, y el rojo, símbolo del fuego, se reunieron llenos de entusiasmo con el propósito de fundar en esta ciudad el Club Atlas. La ilusión juvenil, como semilla fecunda, pronto germinó y prosperó vigorosa. ¡Tiempos de euforia y alegría!.

“Verdaderamente gloriosa ha sido la trayectoria del club en medio siglo de vida. Vida, como toda vida humana, iluminada de triunfos, satisfacciones, alegrías y ensombrecida por sinsabores y amargos afanes, ascensos y descensos; pero en que las horas radiantes han sido más que las horas sombrías”.

Como esas palabras las estaba dirigiendo en una celebración litúrgica, advertía: “No creo que haya nada de profano e impropio recordar algunas glorias, ya que este templo es la casa de Dios, donde los hijos se reúnen familiarmente en torno al Padre, para contarle sus éxitos, el gozo de los hijos es el gozo del padre”.

“En el deporte, puede decirse que su actividad ha sido ejemplar. Principio de seis campeonatos de futbol consecutivos: del año 1916 al 1921, cuando aún el futbol no era profesional. Ya en la liga profesional sea lícito recordar los varios campeonatos: uno de Liga, otros de copa, y el del Hexagonal reciente, contra tres grandes equipos extranjeros. Largos y pacientes esfuerzos han logrado crear una fisonomía propia del futbol. Atlista y no menores para fundar una escuela de futbol con el propósito de de dar una formación integral al futbolista, en el aspecto deportivo, moral y cultural; en una palabra, humano”.

“Honores de varios campeonatos de baseball en los primeros tiempos. Grandes personalidades nacionales en el tenis, con alcances internacionales, campeonatos nacionales de natación, de salto, de basquetball, de waterpolo, fomento del hipismo y automovilismo”.

“No sólo en el campo deportivo ha ejercido grandes influencias, sino en el campo social, pujante e inigualado en los primeros años, tras de breve eclipse, un resurgir floreciente, debido a las conocidas modernas instalaciones, que se deben al esfuerzo unido y audaz de algunos dirigentes… Es más: ha crecido la conciencia de la misión social, que incumbe hoy a los clubes deportivos, como a todas las instituciones”.

Cuánta razón tenía el señor Ruiz Medrano al afirmar, hace cincuenta años, que el Atlas tiene los colores de un mártir; sus seguidores, de verdad, son unos mártires ya que no han renunciado a esos colores a pesar del auténtico martirio que han vivido durante más de medio siglo.

Como señalaba el canónigo Ruiz Medrano en esa alocución, es verdad que el Atlas ha logrado crear una fisonomía propia del futbol, lamentablemente el estilo que impusieron “los niños catedráticos” se ha perdido en los últimos años y su escuela de futbol cada vez genera menos jugadores.

Es cierto que el Atlas más que un club exitoso en lo deportivo ha sido una institución muy importante en la vida social de Jalisco, se podría decir que también ha sido un espacio privilegiado de diálogo y acuerdos políticos.

Y si las instalaciones del “Paradero” fueron un hito, en el ámbito nacional son reconocidos por su calidad y belleza el Club de Golf y las sedes Atlas Colomos y Atlas Chapalita, instalaciones construidos bajo el liderazgo de los ingenieros Juan de Dios de la Torre y Salvador Ibarra Álvarez del Castillo.

A diferencia del canónigo Ruiz Medrano, el cardenal don José Francisco Robles Ortega tendrá escaso material para exaltar los logros futbolísticos del Atlas. Los atlistas deben rezar con más devoción para que Dios les dé el campeonato que esperan con tanta ilusión.

csepulveda108@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.