• Regístrate
Estás leyendo: Universidades estatales y el triángulo de la corrupción
Comparte esta noticia
Miércoles , 18.07.2018 / 16:18 Hoy

Duda razonable

Universidades estatales y el triángulo de la corrupción

Carlos Puig

Publicidad
Publicidad

La semana pasada le conté aquí (https://goo.gl/1zGkd7) un ejemplo de cómo las universidades estatales son instrumentos para el mal gasto y la corrupción. Se trataba de un asunto entre la Sagarpa, la Universidad de Zacatecas y 219 millones de pesos que se esfumaron.

En su reciente informe sobre las cuentas 2015, la Auditoría Superior de la Federación señala procedimientos semejantes en la Universidad Tecnológica del Sur del Estado de México, la tecnológica de Nezahualcóyotl y la Politécnica de Texcoco.

Es cosa de cada año y de todas las universidades. En su reporte, dice la ASF que después de cada año señalar lo mismo: “No se han obtenido resultados tangibles y se ha propiciado la reincidencia en este tipo de contrataciones a pesar de que se ha recomendado a todas las instancias responsables de la vigilancia y la correcta aplicación de los recursos”.

El asunto tiene que ver con un método perfecto para la tranza, gracias a un párrafo de la ley de adquisiciones del sector público que dice:

“Los contratos que celebren las dependencias con las entidades, o entre entidades, y los actos jurídicos que se celebren entre dependencias, o bien los que se lleven a cabo entre alguna dependencia o entidad de la Administración Pública Federal con alguna perteneciente a la administración pública de una entidad federativa, no estarán dentro del ámbito de aplicación de esta Ley; no obstante, dichos actos quedarán sujetos a este ordenamiento, cuando la dependencia o entidad obligada a entregar el bien o prestar el servicio, no tenga capacidad para hacerlo por sí misma y contrate un tercero para su realización”.

Es decir, si la Sagarpa —o cualquier otra secretaría o gobierno estatal— contrata una universidad pública, no tiene que licitar ni someterse a ninguna regla de las incluidas en la ley. Es el reino del haz lo que quieras con el dinero público. Las universidades siempre dicen que pueden hacerlo, luego lo subcontratan, nadie revisa resultados, en realidad a nadie le importan. El dinero se reparte a manos llenas sin manera de auditarlo.

Si alguien, algún día, les pregunta, esgrimen su autonomía.

¿Cómo acabar con esta trampa?

Desapareciendo ese párrafo.

¿Por qué no desaparece?

Sobre eso, la Duda Razonable de mañana.

Twitter: @puigcarlos

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.