• Regístrate
Estás leyendo: Salarios, burocracia y una pésima ley
Comparte esta noticia

Duda razonable

Salarios, burocracia y una pésima ley

Carlos Puig

Publicidad
Publicidad

¿Cómo se resuelve un caos?

El reciente enredo alrededor de la Ley de Remuneraciones tiene que ver con que, desde hace muchos años, muchos, la manera en que los funcionarios públicos cobran sus salarios es un caos. Y arreglarlo si no se hace con cuidado puede generar peor caos.

La discusión se ha centrado en los salarios del Poder Judicial, que ha concedido la suspensión provisional.

Pero el problema es mayor, como dimos cuenta en MILENIO ayer al hacer el recuento de los quejosos.

La ley aprobada es una iniciativa presentada hace muchos años por un legislador de oposición que, como sucedía en aquellos entonces, nunca fue pensada para ser operada y hoy se topa con la complicada realidad.

Desde hace tres sexenios, las plazas de base en el gobierno federal son un desmadre. Todos presumen de haberlas congelado, los aumentos son mínimos, y por otro lado se han encontrado mil maneras para, por un lado, ganar mucho más y por el otro que el gobierno siga funcionando.

Pongo un ejemplo que he conocido de varias dependencias en estos días. Muchas, imposibilitadas de dar aumentos y mantener personal, dieron con otras partidas vales de despensa y gasolina. La nueva ley prohíbe los vales. Trabajadores con 17 mil pesos de sueldo han perdido tres mil en ingreso, o compensaciones por antigüedad o buen desempeño. Al contrario de lo que los nuevos orgánicos de estos días nos quieren hacer creer, como lo dijo ayer Mauricio Merino, la ley no distingue entre grandes y pequeños sueldos, y como suele suceder, los más afectados son los de menos ingreso.

Los “congelamientos” de plazas hicieron que desde hace años buena parte de las necesidades burocráticas se cubrieran con trabajadores por honorarios —esa gran simulación mexicana—; en la Secretaría de Cultura debe haber más de la mitad que así cobran, la mayoría, por cierto, mucho menos que lo que cobrará AMLO.

Cumplir con la ley y el mandato de Hacienda, que odian los honorarios, haría imposible operar.

Eso sin mencionar el problema constitucional sobre reducir salarios en medio de un encargo y otras contradicciones.

El caos no se arregla con más caos ni con señalamientos flamígeros. Hagan bien la ley, nada más.


@puigcarlos





Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.