• Regístrate
Estás leyendo: Populismo penal, el nuevo gobierno y las cárceles
Comparte esta noticia
Lunes , 15.10.2018 / 22:56 Hoy

Duda razonable

Populismo penal, el nuevo gobierno y las cárceles

Carlos Puig

Publicidad
Publicidad

Algo o mucho no se ha aprendido que lo de hoy, frente a nuestra crisis de inseguridad y violencia, vuelve a ser el populismo penal.

Escucho a Renato Sales y a Miguel Ángel Mancera —con algún entusiasmo de los legisladores de la mayoría morenista, insistiendo para aumentar los delitos que merezcan prisión preventiva. Ya el próximo presidente ha dicho que ciertos delitos los propondrá hacer “graves” y por lo tanto meter más gente a prisión.

Como si eso algún día hubiera servido.

Lo de Mancera y Sales es una justificación al aumento de la violencia aunque les resultaría muy complicado demostrar que una cosa tiene que ver con la otra. En un país donde la enorme mayoría de los delitos no se castigan, no se investigan, no llegan a una sentencia, pues la verdad es que hace mucho tiempo que la sanción tiene poco que ver. En prisión están los que caen en flagrancia, si mal les va. Lo de Andrés Manuel López Obrador es solo una propuesta para traer votos.

El asunto importa mucho en estos tiempos porque al mismo tiempo que propone más prisión para más delincuentes, el próximo gobierno ha propuesta una amnistía para ciertos tipos de delitos como parte de lo que llama la estrategia de paz.

Porque sea meter más o sacar muchos todo tiene que ver con nuestras cárceles. Sí, ese lugar que a ningún político le gusta acercarse, ni ver, ni invertir capital político. Nuestras cárceles saturadas, con autogobierno, donde todo se compra y vende.

En estos días, el Instituto de Reinserción Social de CdMx organiza el Encuentro Latinoamericano de Reinserción Social con expertos, funcionarios y personas que han estado en prisión y padecido lo que es reintegrarse a la vida cotidiana.

Creo que no represento mal lo ahí escuchado si digo que no hay estrategia de seguridad que valga si no se piensa en las cárceles y en los procesos de reinserción.

Está claro que no hay rédito político alguno. Que el ambiente que ha permeado en la última década en México es el de que se chinguen. Como dijo Ana Pecova ayer: las cárceles en México tienen poco que ver con la justicia, simplemente ponemos ahí lo que no queremos ver.

Si no volteamos a verlas, a quienes ahí están y lo que les sucede cuando salen cualquier otro esfuerzo fracasará.

Twitter: @puigcarlos



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.