• Regístrate
Estás leyendo: No es Castillo, es la transa de las federaciones
Comparte esta noticia
Domingo , 22.07.2018 / 02:53 Hoy

Duda razonable

No es Castillo, es la transa de las federaciones

Carlos Puig

Publicidad
Publicidad

En los últimos 15 años, las federaciones deportivas mexicanas, organismos privados constituidos como asociaciones civiles, han recibido del erario miles de millones de pesos. La única federación mexicana que sobreviviría sin esos recursos es la de futbol.

Un día el gobierno pregunta qué se ha hecho con ese dinero, cómo se ha gastado. Quiere medir resultados y opinar sobre cómo es que se gasta ese recurso público a través de manos privadas.

Los privados se escandalizan. Se quejan. ¿Y qué alegan? “Injerencia gubernamental”.

¿En serio? ¿Hay que darles dinero y que hagan con él lo que quieran? ¿Los cheques que reciben no son “injerencia”?

Y tampoco es como que con esos miles de millones el deporte mexicano esté en la gloria.

Desde 1968, cuando se ganaron 9 medallas, el deporte mexicano no ha logrado superar esa cifra en ninguna olimpiada. El 75 por ciento de las medallas olímpicas logradas a lo largo de toda la historia se concentran en cinco deportes: clavados, boxeo, atletismo, hipismo y taekwondo. ¿Y la otra veintena de federaciones que ahora lloran por la “injerencia gubernamental”?

Rescato esta joya de declaración de agosto del presidente de la federación de boxeo amateur, quien por cierto lleva 20 años ahí: “Las federaciones nacionales no estamos para pelearnos con el gobierno, nosotros estamos para ser unos colaboradores, entre asociaciones civiles y gobierno, pero de ahí a que se pretenda pisotear, a que se pretenda usar el garrote por medio del sistema económico. El decir ‘el que paga manda’, está mal porque el dinero no es de Conade, el dinero no es del licenciado Castillo, es un dinero que se presupuestó y que es de los impuestos”. Pues sí, pero no. Porque esté presupuestado no quiere decir que no se rindan cuentas. Es decir, con el dinero público, el que paga, que somos todos, sí mandamos y mandamos que nos digan en qué se lo gastan. ¿Y, por cierto, por qué el boxeo lleva dos medallas olímpicas de bronce en 20 años?

Las federaciones tienen muy fácil ganar la bronca con el gobierno. Que publiquen en qué se gastan el dinero que les da el gobierno. En qué se lo han gastado. Y luego, lo medimos contra sus resultados.

El problema no es Alfredo Castillo, sino una larga historia de vivir del dinero público a placer, como si fuera de ellos, sin dar explicación a nadie.


Twitter: @puigcarlos

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.