• Regístrate
Estás leyendo: Neme, el compadre de Peña que aún no entiende
Comparte esta noticia
Sábado , 23.06.2018 / 15:41 Hoy

Duda razonable

Neme, el compadre de Peña que aún no entiende

Carlos Puig

Publicidad
Publicidad

El presidente Enrique Peña Nieto publicó las leyes que conforman el Sistema Nacional Anticorrupción y aprovechó el acto para pedir una disculpa por la casa blanca, aceptando la magnitud en que esa revelación había afectado a su gobierno.

Tal vez sea a destiempo, tal vez no sea preciso con el asunto de la legitimidad y la ley, pero tal vez es sintomático de por qué ruta quiere el Presidente andar el resto del sexenio y no está mal.

Aunque lo que estaría menos mal es que todos los funcionarios de su gobierno entendieran el mensaje.

El director de Capufe, compadre de Peña Nieto, parece no haber captado.

Breve recordatorio: en 2014, Capufe decidió otorgar el sistema automatizado de peaje, que conocíamos como IAVE, a una nueva empresa. Ni más ni menos que a una que no tenía experiencia en el asunto y cuyo dueño no solo era un amigo más del presidente Peña, Roberto Alcántara, sino dueño de uno de los más grandes consorcios del transporte terrestre, es decir, de los que usan IAVE. Los conflictos de interés estaban por todas partes, pues.

En agosto de aquel año, además, se dio a conocer que la testigo social de la licitación había señalado múltiples irregularidades para favorecer a la empresa de Alcántara.

Benito Neme negó todo, dijo que estaba dispuesto al escrutinio que fuera y que la testigo social había actuado mal. Prometió transparencia.

Hace unos meses, la organización Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad solicitó a Capufe la documentación presentada por los participantes en aquella licitación. En respuesta a esa solicitud de información, el 26 de mayo de 2016, la Unidad de Transparencia de Capufe notificó “la disponibilidad de la información solicitada”, las copias costarían 29 mil pesos. Se hizo el pago y se fijó el 5 de julio para recoger las cajas. Una noche antes se aplazó la entrega para el 11 de julio, alegando “el gran volumen de información”. El 11 de julio, cuando llegaron por los documentos en Capufe les dijeron que siempre no. Que el Órgano Interno de Control había dicho que no. ¿Por qué? Pues porque él quiso y porque puede. Y se reservaba tres años.

Tres años, es curioso. Benito Neme anda muy movido queriendo ser gobernador de Tabasco. En tres años, esa votación se habrá resuelto. ¿Será posible que por eso quiere esconder la licitación en la que ganó un ilustre mexiquense, amigo del gobierno?

O Benito Neme no entiende lo que no entiende.

Twitter: @puigcarlos

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.