• Regístrate
Estás leyendo: Murillo, el basurero y los 43
Comparte esta noticia
Domingo , 21.10.2018 / 05:38 Hoy

Duda razonable

Murillo, el basurero y los 43

Carlos Puig

Publicidad
Publicidad

Un día después de que en septiembre del año pasado el grupo de expertos de la CIDH dijo que era su convicción que los 43 jóvenes de Ayotzinapa no habían sido incinerados en el basurero de Cocula, la PGR empezó a dudar de sí misma.

En sus declaraciones, tanto el entonces responsable de la Seido, como el jefe de la AIC, Tomás Zerón, comenzaron a insinuar que si no los 43, al menos “un número importante” —dijo Zerón— de los jóvenes habían sido incinerados ahí. En noviembre, en una entrevista con Pascal Beltrán de Río, el mismo Jesús Murillo dijo: “Pues es que no sabemos cuántos ni quiénes fueron a los que mataron ahí y luego calcinaron”.

En la versión pública del expediente hecho público en aquellos días se encuentran dos declaraciones, la de Gildardo López Estudillo, El Gil, y la de Martín Alejandro Macedo, que señalaban que los grupos de estudiantes secuestrados habían sido separados y, según ellos, asesinados e incinerados en lugares distintos al basurero.

Esta nueva versión se ha extendido con más declaraciones de la PGR: la insistencia de que la investigación “está abierta” y que hay “nuevas líneas de investigación”, todo impulsado por el GIEI y la opinión técnica de José Torero de que en el basurero no había sucedido un incendio de la magnitud necesaria para volver cenizas 43 cuerpos, en la que ahora coinciden los antropólogos forenses argentinos.

En aquella entrevista, Murillo Karam dijo, alejándose de la cifra, “pueden revisar mis declaraciones eso nunca lo dije”.

Puede ser, pero sí lo dijo institucionalmente y frente al Poder Judicial. En la averiguación previa aparece la acusación por delitos “contra el respeto a los muertos y contra las normas de inhumación y exhumación” en relación a los 43, no por 17 o 28; y aparece esa imputación contra aquellos que han confesado su presencia en el basurero. La única teoría del caso y la única evidencia de esos delitos en el expediente es la relacionada con el basurero, tanto es así, que en los primeros meses del año pasado se suspendió la búsqueda.

Si además de los consignados por el basurero, hubo otros que llevaron a otros lugares a los jóvenes, ¿dónde están? ¿Por qué no han sido detenidos? ¿Alguien los ha buscado? ¿Se juzgará y sentenciará a esos detenidos por 43 o por 17 o por 26?

Puede ser que Murillo nunca lo dijera a la prensa, pero lo dice —aún— su expediente.

El mismo expediente, por cierto, de Arely Gómez.

Twitter: @puigcarlos

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.