• Regístrate
Estás leyendo: Lo que la crisis de violencia en Tijuana podría enseñarnos
Comparte esta noticia
Domingo , 24.06.2018 / 17:49 Hoy

Duda razonable

Lo que la crisis de violencia en Tijuana podría enseñarnos

Carlos Puig

Publicidad
Publicidad

El viernes pasado, en Tijuana, el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública de Baja California organizó el foro “La seguridad pública que a México le urge”. Una réplica local del que se realizó en Ciudad de México hace unas semanas.

La convocatoria reunió a una decena de las mentes que más y de mejor manera se han dedicado a estudiar nuestra crisis de violencia y seguridad desde todos los ángulos, de la prevención al sistema penitenciario, pasando por los policías, la economía, los ministerios públicos o los tribunales.

Cinco horas de presentaciones y discusiones de gran valor. A diferencia de los foros y seminarios similares hace diez años, ahora los expertos, académicos y actores tienen mucha más información empírica de cosas que han funcionado, cosas que han fracasado, causalidades y coincidencias. El análisis es más rico y las propuestas más concretas.

El viernes en la tarde, sin embargo, después de escucharlos a todos, y tal vez porque estaba en Tijuana, me quedé con una duda que me parece importante rumbo al futuro, me explico.

Por muchos años Tijuana era el lugar de la violencia y el narco. Después de años de esfuerzos en los que se involucraron fuerzas políticas, la Federación, los empresarios, los ciudadanos y a través de varias iniciativas que tocaron todos los aspectos relacionados con los asuntos de seguridad, se logró reducir sustancialmente el problema de violencia e inseguridad. Ahora, después de unos cuántos años, cambios en los gobiernos municipales y el estatal y modificaciones o abandono de lo que se estaba haciendo, tienen a la ciudad con cifras récord de delitos.

Pensé el viernes en otros ejemplos similares como Ciudad Juárez o Nuevo León, que con algunas prácticas muy concretas comenzaban a solventar sus problemas y ahora están muy cerca de otra crisis.

Pienso en algunas ciudades que hoy parecen estar funcionado como Morelia o Neza, ahora también en riesgo por las urnas.

Me pregunto por qué es que nuestros candidatos a gubernaturas o a la Presidencia no mencionan que tal vez hay un modelo, o la combinación de modelos ya experimentados en estos años que podrían dar resultado, aunque hayan sido ideas creadas por una fuerza política diferente.

Tal vez la discusión tendría que pasar por separar lo electoral de la seguridad y, por fin, tener una verdadera política de Estado.

Lo otro es seguir teniendo muchos foros. Y muchos muertos.

Twitter: @puigcarlos

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.