• Regístrate
Estás leyendo: Las (otras) lecciones que nos deja Osorio Chong
Comparte esta noticia
Lunes , 22.10.2018 / 03:07 Hoy

Las (otras) lecciones que nos deja Osorio Chong

Publicidad
Publicidad

Escribí aquí ayer que, en parte, el fracaso de Miguel Ángel Osorio Chong en su ambición de ser el candidato del PRI en 2018 tuvo que ver con haber convencido al entonces presidente electo Enrique Peña Nieto de trasladar la Secretaría de Seguridad Pública a Gobernación.

Pero lo que le sucedió a Osorio Chong en estos cinco años debe dejar otras lecciones que tienen que ver con qué hacemos con una secretaría obesa, disfuncional, un poco absurda.

Dice en su página oficial que la misión de la Segob es “contribuir a la gobernabilidad democrática, a la paz pública y al desarrollo político a través de una buena relación del gobierno federal con la ciudadanía, sus órganos de representación en los sectores social y privado, los Poderes de la Unión y los demás órdenes de gobierno, para garantizar la unidad y seguridad nacionales, la convivencia armónica y el bienestar de las mexicanas y los mexicanos en un estado de derecho”.

Poca cosa…

Hoy en día Gobernación tiene entre sus responsabilidades no solo todo el asunto de seguridad federal, sino que el de prevención de la delincuencia, la participación ciudadana, los derechos humanos, las relaciones con las Iglesias, el Cisen, el diálogo con los pueblos indígenas, la relación del gobierno federal con el Congreso, con los estados, y con los medios de comunicación. Tiene también protección civil, y todo lo que tiene que ver con la migración, el registro nacional de población, cuando les sobra tiempo también ven asuntos de refugiados…

Como parece que tienen poco que hacer, de Gobernación también depende el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, el Consejo de Coordinación para la Implementación del Sistema de Justicia Penal, el Instituto Nacional para el Federalismo y el Desarrollo Municipal, la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres, la Secretaría Técnica de la Comisión Calificadora de Publicaciones y Revistas Ilustradas y el Centro de Producción de Programas Informativos y Especiales.

Será por eso que todo aquel que tiene una queja —campesinos, maestros, estudiantes del Poli, sindicatos, et al— termina enfrente del viejo Palacio de Cobián donde creen que todo se arregla. Y no.

Entiendo las ganas de tenerlo todo, pero para el país ha resultado disfuncional. Absurdo. Pregúntenle si no al hombre que en estos días se va de ahí.

Twitter: @puigcarlos

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.