• Regístrate
Estás leyendo: La oportunidad del secretario Cienfuegos
Comparte esta noticia
Domingo , 27.05.2018 / 09:24 Hoy

Duda razonable

La oportunidad del secretario Cienfuegos

Carlos Puig

Publicidad
Publicidad

Decía ayer en entrevista con El Universal el secretario de la Defensa, Salvador Cienfuegos, que lo sucedido en Tlatlaya, donde elementos del Ejército están acusados de asesinar a un grupo de civiles, ha sido muy costoso para el Ejército y que pide que se apuren los juicios donde se sabrá si son penalmente responsables de lo que se les acusa.

También ayer, dio una conferencia de prensa el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) para el caso Ayotzinapa. El grupo representa a la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos.

El informe de ayer celebra algunos avances, describe con precisión algunos nuevos elementos y hace un claro reclamo.

Es el punto 4 del informe de ayer:

“Respuesta a la petición de entrevistar a miembros del 27 batallón. El día de ayer se recibió por escrito la respuesta de que ‘el Estado continúa analizando la procedencia de la solicitud’, así como que se reitera ‘que en su carácter de coadyuvante, el GIEI está facultado en todo momento a sugerir al Ministerio Público ampliar las declaraciones que los 36 miembros (sic) del 27 batallón hicieron en calidad de testigos’.

“Más de tres meses después de haber realizado la petición a las autoridades de entrevistar directamente a los militares del 27 batallón, incluyendo aquellos cuyos testimonios no han sido tomados, el GIEI señala con preocupación el retraso en esta decisión”.

De todo lo que he revisado de lo sucedido el 26 de septiembre en Iguala, no encuentro un solo elemento que apunte a la responsabilidad de miembros del Ejército en la desaparición de los 43 normalistas. Nadie lo ha encontrado, por cierto. A lo más, raras inferencias, suposiciones. Es más: hoy sabemos que los familiares de los normalistas estuvieron en el cuartel la mañana siguiente a la desaparición y no vieron nada raro.

¿Qué le cuesta al secretario de la Defensa permitir que el grupo hable directamente con los soldados mexicanos?

Aun tratando de entender este espíritu de nuestro Ejército de no ser interrogados por unos extranjeros; no veo dónde está el riesgo y me parece que el beneficio sería enorme.

Como en Tlaltlaya, lo que debería urgir al secretario es que se haga lo que se tenga que hacer, castigar a quien haya que castigar, y si no hay culpa, absolver; y dar vuelta la página.

El GIEI le da esa oportunidad.

dudarazonable@milenio.com

Twitter: @puigcarlos

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.