• Regístrate
Estás leyendo: La guerra de Trump y el campo minado para México
Comparte esta noticia
Jueves , 13.12.2018 / 04:23 Hoy

Duda razonable

La guerra de Trump y el campo minado para México

Carlos Puig

Publicidad
Publicidad

Hay un párrafo en la carta de Donald Trump a López Obrador que es una buena muestra de lo complicado que es negociar con el ocupante de la Casa Blanca:

“Creo que una renegociación exitosa del Tratado de Libre Comercio de América del Norte generará aún más empleos y salarios más altos para los trabajadores estadunidenses y mexicanos que trabajan duro, pero solo si podemos hacerlo rápido, porque de lo contrario tendré que tomar una ruta muy diferente. No sería mi preferencia, pero sería mucho más rentable lejos de Estados Unidos y sus contribuyentes”.

Veamos: Trump cree que un nuevo TLC genera buenas cosas para los trabajadores. Después de poner la condición de rapidez dice lo contrario: que el fin del TLC será más provechoso para su país y quienes allá pagan impuestos. Pero… también dice que eso no es lo que él prefiere.

¿Cómo así?

Trump está en guerra. En una guerra comercial con todos los que pueda.

Ayer la principal de The Washington Post abría así: “Varios de los principales asesores económicos del presidente Trump creen que planea avanzar con aranceles de 25 por ciento por cerca de 200 mil millones de dólares para automóviles fabricados en el extranjero a finales de este año, dijeron tres personas que estuvieron en las discusiones internas. Trump quiere seguir adelante a pesar de las numerosas advertencias de líderes republicanos y ejecutivos de empresas que han argumentado que tal medida podría dañar la economía y provocar un motín político”.

Al mismo tiempo, como lo mostró con sutileza la conferencia de prensa ayer de los representantes mexicanos y canadienses en México y las reuniones que arrancan mañana, el gobierno de Estados Unidos sigue con la consigna de dividir y vencer insinuando dos acuerdos bilaterales en lugar de uno para la región.

Y por último el problema político: Trump se pasó la campaña y ha seguido diciendo que en su opinión el TLC es un mal arreglo para Estados Unidos. Su absurdo planteamiento fue un éxito electoral con su base y tiene elecciones en noviembre. ¿Cómo va a poder presentar un acuerdo en el que todos estén contentos? ¿En el que todos sonrían y se digan ganadores? ¿Cuál sería su costo electoral, lo único que le importa?

Suerte a los negociadores mexicanos pisando ese terreno minado.

 Twitter: @puigcarlos

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.