• Regístrate
Estás leyendo: La corrupción nuestra de cada día
Comparte esta noticia
Martes , 14.08.2018 / 06:49 Hoy

Duda razonable

La corrupción nuestra de cada día

Carlos Puig

Publicidad
Publicidad

Pocas académicas se han metido a desentrañar el fenómeno de la corrupción como María Amparo Casar. Su nombramiento como directora de Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad no solo es un acierto, sino parte fundamental del temprano éxito del emprendimiento ciudadano.

Ayer presentó la segunda y actualizada edición de su Anatomía de la Corrupción. En estos tiempos de gobernadores ladrones me parece fundamental el carácter sistémico del problema. Y el sector privado es protagonista.

Cito:

“La corrupción que ha generado más atención es aquella en donde hay un punto de encuentro entre autoridad y empresa, pero de ninguna manera se agota en ese contexto. Las empresas son constantemente presa de actos de corrupción perpetrados por sus propios empleados en los que no necesariamente intervienen servidores públicos. En la Encuesta de Fraude en México 2010, KPMG reporta que el denominado fraude interno tiene una incidencia de 75% (casi 8 de cada 10 empresas que operan en México han padecido cuando menos un fraude en los últimos 12 meses), y el externo (el que realiza una persona ajena a la organización, como puede ser un proveedor o un cliente), de 17%. La corrupción corporativa merece tratamiento aparte, pero no sobra decir que es un fenómeno también muy extendido y que el comparativo internacional señala a México como uno de los países más afectados por el fraude interno. En la Encuesta sobre delitos económicos 2016, en la que fueron encuestadas 240 grandes empresas en México por parte de PwC, 85% de los encuestados afirmó contar con un programa de cumplimiento (compliance), pero solo una de cada tres empresas cuenta con un Oficial de Cumplimiento (Chief Compliance Officer). La conclusión de este estudio sugiere que los delitos económicos en las empresas continúan creciendo, al tiempo que los controles corporativos se mantienen estancados: 37% de las empresas encuestadas reportaron haber experimentado algún crimen económico en los últimos 24 meses, pero solo 48% de los delitos económicos fue destacado a través de los departamentos de control de las empresas. En el caso de México, la malversación de activos de las empresas —que incluye el robo de inventarios, activo fijo, efectivo y otros activos, de las empresas— es el delito económico más frecuente”.

Esa corrupción también está impune. Y la responsabilidad no es del gobierno.

Twitter: @puigcarlos

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.