• Regístrate
Estás leyendo: El verdadero e inevitable riesgo del NAIM en Texcoco
Comparte esta noticia

Duda razonable

El verdadero e inevitable riesgo del NAIM en Texcoco

Carlos Puig

Publicidad
Publicidad

Si la historia sirve de algo, podemos estar seguros de que el NAIM de Texcoco costará bastante más que lo que se ha proyectado y llegarán menos pasajeros que los que se han imaginado.

En 1975 se inauguró el aeropuerto de Montreal-Mirabel. En su tiempo el más grande por superficie del mundo. En unos años recibiría, según el gobierno canadiense, 17 millones de pasajeros. En 1995 recibió menos de 4. En 2004, un fracaso, cerró a la aviación comercial.

El sobrecosto del nuevo aeropuerto internacional de Denver, que costó 5 mil millones de dólares y fue inaugurado en 1995, fue cercano a 200 por ciento y el tráfico de pasajeros en el primer año fue solo la mitad de lo proyectado. Problemas operativos con el nuevo aeropuerto de Hong Kong, que se inauguró en 1998, inicialmente causó estragos no solo en los costos e ingresos en el aeropuerto; los problemas se extendieron a la economía de Hong Kong. The Economist denominó al aeropuerto un “fiasco”.

El túnel que comunica a Inglaterra con Francia tuvo un sobrecosto de 80 por ciento. La empresa responsable del “Channel” ha estado cerca de la quiebra varias veces en los años posteriores a su inauguración. Para su primer año de operación, 1995, se habían proyectado 15 millones pasajeros. En 2001 alcanzaron los 7 millones anuales.

El Puente-Túnel de Oresund, que une Copenhague y Malmö, tuvo un sobrecosto inicial de 68 por ciento, pero otras necesidades no contempladas en el proyecto inicial subieron los gastos por encima del doble de lo inicialmente pensado. Los primeros cinco años después de inaugurado, el tráfico quedó muy por debajo de lo proyectado. Obras complementarias tardaron años en terminarse. Hay decenas de ejemplos como estos en el mundo.

Cito a los autores de Megaprojects and Risk. An anatomy of ambition. (Cambridge Press): “Las estimaciones de costos utilizadas en los debates públicos, la cobertura de los medios y la toma de decisiones para el desarrollo de infraestructura de transporte son sistemática y significativamente engañosas. Así como los análisis de costo-beneficio con los que se alimentan rutinariamente los cálculos de viabilidad de los proyectos. La tergiversación de costos puede llevar a una mala asignación de recursos escasos, lo que, a su vez, producirá perdedores entre aquellos que financian y usan infraestructura, ya sean contribuyentes o inversores privados”.

Texcoco es eso. O para allá va. Mañana les cuento.

Twitter: @puigcarlos

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.