• Regístrate
Estás leyendo: El jodido futuro de Rafa
Comparte esta noticia
Viernes , 20.07.2018 / 11:42 Hoy

Duda razonable

El jodido futuro de Rafa

Carlos Puig

Publicidad
Publicidad

Rafael Márquez y Julión Álvarez han dicho que son inocentes. Hablaron ambos como si estuvieran acusados en un proceso penal y pronto pudieran, frente a un juez imparcial, demostrar su inocencia.

Entiendo que las apariciones tienen que ver con su público, pero lo que les pasó: su inclusión en la lista de OFAC tiene poco que ver con un proceso judicial.

Algunas precisiones: en 1977, Estados Unidos aprobó la Ley de Poderes Económicos de Emergencia. Esa ley permite al presidente de Estados Unidos tomar medidas económicas y comerciales extraordinarias, y sin necesidad de mayor autorización, cuando declara que existe una amenaza extraordinaria para su país que viene del exterior.

En los noventa, el presidente Clinton declaró que una amenaza así era el narcotráfico, el lavado de dinero y el terrorismo, y creó la lista de OFAC en donde ahora están los mexicanos. Como expliqué ayer, cualquier inclusión en la lista pasa por una estricta revisión de agencias del Ejecutivo estadunidense, pero no pasa por un juez. Es un acto administrativo, no un juicio. El estándar de OFAC no es el mismo que en la justicia, en este caso es “reason to believe”, razón para creer que... en este proceso no hay presunción de inocencia. Así es el imperio.

En términos estrictos, no hay castigo para Rafa o Julión. Hay advertencia a ciudadanos y empresas estadunidenses que no pueden hacer transacciones con ellos. El dinero y las propiedades no están incautados, están congelados. Cuando salgan de la lista, se les devolverán con intereses.

El procedimiento para salir de la lista es administrativo. Se envía una carta y OFAC les devolverá un cuestionario con todas las preguntas, pueden ser cientos, sobre la evidencia que ellos tengan. Contestado ese cuestionario, OFAC se toma el tiempo que quiera. OFAC puede pedirles que colaboren en la investigación contra el líder con el que fueron asociados y/o que terminen su asociación, si la hubiera, devuelvan dinero, etcétera. OFAC también puede negar la petición y hasta ese momento Márquez y Julión podrían ir con un juez civil y entonces se harían públicas pruebas y alegatos de ambas partes. Nadie quiere llegar ahí.

Sin llegar a juicio, el América de Cali tardó 16 años en salir de la lista. Los colombianos que han entrado y salido tardan en promedio unos cinco años.

Así el futuro de Rafa y Julión frente al gobierno de Trump.

Twitter: @puigcarlos

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.