• Regístrate
Estás leyendo: El futuro del PRD o lo que AMLO se llevó
Comparte esta noticia
Martes , 23.10.2018 / 10:21 Hoy

Duda razonable

El futuro del PRD o lo que AMLO se llevó

Carlos Puig

Publicidad
Publicidad

Cuesta trabajo encontrar un dato optimista para el futuro del Partido de la Revolución Democrática. Al menos uno que tenga que ver con las voluntades en las urnas.

Quién se acuerda de aquel 2006 con 127 diputados, 26 senadores, a menos de un punto porcentual de ganar la Presidencia, abrumador en el Distrito Federal y con presencia seria en muchos estados. Gobernadores en Zacatecas, Baja California Sur, Michoacán, Guerrero y Chiapas, y para 2010 con el PAN, Sinaloa, Oaxaca y Puebla.

Hoy, el que fuera el más importante partido de la izquierda mexicana vive endeudado, rebasado por la que hoy dice ser la izquierda; sus triunfos electorales son al cobijo del PAN con candidatos que unos días antes de ser nombrados apenas y habían leído los estatutos del llamado sol azteca; hoy, ha quedado reducido a grupos que se disputan un futuro incierto. Y se disputa entre tantas siglas que es imposible estar al día: Nueva Izquierda, Izquierda Democrática Nacional, Alternativa Democrática Nacional, Foro Nuevo Sol, Grupo Acción Política, Patria Digna, Los Galileos, Movimiento Progresista… y los que se acumulen.

Lejos de él están sus ex líderes, sus figuras. Cuauhtémoc Cárdenas, Rosario Robles, Porfirio Muñoz Ledo, Andrés Manuel López Obrador, Leonel Godoy, Guadalupe Acosta Naranjo, por mencionar algunos de sus ex presidentes que andan, por decirlo de alguna manera, en otras cosas. Si enlistamos a los ex jefes de Gobierno, no hay uno que meta las manos por el partido. Parece nunca haberse pensado en un relevo generacional.

No es difícil establecer el inicio del deterioro desde mediados del sexenio pasado, cuando López Obrador comenzó a separarse del PRD, ya pensando en armar su propio partido. En el 2012, los utilizó apenas como vehículo electoral para bajarse de él inmediatamente después. Hoy, allá adentro, muchos se quejan de López Obrador, pero fueron esos mismos los que hace 15 años, maravillados con el jefe de Gobierno, le entregaron el partido.

Sería, sin embargo, miope enterrar al PRD. Hoy, gobiernan cuatro entidades sin alianzas con el PAN, incluida la capital y la mayoría de las delegaciones. La pregunta es si en medio de este desastre alguien allá adentro tiene la imaginación y la voluntad para reconstruirse. Reconocer sus errores, abandonar sus viciadas prácticas y volver a empezar.

Creo que hay un electorado por ahí, un poco huérfano. Añorando aquella izquierda.

Twitter: @puigcarlos

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.