• Regístrate
Estás leyendo: El dilema de Marcelo Ebrard
Comparte esta noticia

Duda razonable

El dilema de Marcelo Ebrard

Carlos Puig

Publicidad
Publicidad

El viernes, Marcelo Ebrard, próximo secretario de Relaciones Exteriores, tendrá su primera prueba.

Se encontrará frente a una delegación nutrida e importante de representantes del gobierno de Donald Trump.

A juzgar por lo que hemos visto en las últimas semanas, Donald Trump ha elegido el tema migratorio para enfrentar las elecciones legislativas de noviembre en Estados Unidos y de ahí construir su reelección, el tema estará en la mesa.

Ebrard y el nuevo gobierno pueden resolver el asunto de manera muy sencilla: actuar como el actual gobierno priista.

Es decir, nos envolvemos en la bandera, somos muy dignos en los discursos hacia los mexicanos, el muro no lo vamos a pagar pero eso es su decisión, la política migratoria interna en Estados Unidos es asunto de ellos y vamos a susurrar algunas quejas, seguiremos aceptándoles a todos sus deportados sin siquiera ver si son mexicanos y seguiremos, para quedar bien, asegurando nuestra frontera sur para que los del norte se dejen de quejar de que aquí los dejamos pasar a todos —no sin robarlos y vejarlos, por supuesto—. Puede también seguir diciendo que hay que “buscar áreas de entendimiento”, quién sabe cuáles, porque las que le interesan a Estados Unidos ya más o menos las tiene entendidas el Estado mexicano.

También puede Ebrard hacer lo que esbozó hace un año en una conferencia de Madrid y que Salvador Camarena rescató con acierto hace unos días en su columna. Salirse de su zona de confort e imaginar una nueva manera de hacer política frente a Estados Unidos. Nada revolucionario, no se trata de declarar la guerra, no, es Estados Unidos, nuestra más importante relación en el mundo.

Pero tal vez el cambio de gobierno y de interlocutores mexicanos sirva para ahora sí hacer bueno, por ejemplo, aquello de lo integral. Sí, seguimos trabajando y hasta incrementamos la cooperación en seguridad, pero qué tal si trabajamos en ordenar la migración legal y ver de otra manera la indocumentada. Qué tal si, entendiendo la crisis de los países centroamericanos, hacemos algo juntos que ayude a los flujos, pero ayude también a las causas que están expulsando a tantos y que ya afecta a comunidades mexicanas. O hacer algo con las redadas y con el discurso xenófobo, o meter al TLC, qué se yo.

Lo dijo Marcelo: “Imaginar una nueva arquitectura frente a esta circunstancia”. O nadar de muertito.

Twitter: @puigcarlos

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.