• Regístrate
Estás leyendo: El "Cuau", la frivolidad y el riesgo
Comparte esta noticia
Lunes , 24.09.2018 / 07:48 Hoy

Duda razonable

El "Cuau", la frivolidad y el riesgo

Carlos Puig

Publicidad
Publicidad

Muchas cosas se debaten alrededor de la noche del 26 al 27 de septiembre del año pasado en Iguala. Hay, sin embargo, una certeza: los ataques a los normalistas fueron liderados por dos cuerpos policiacos municipales. El de Iguala y el de Cocula.

Es imposible de explicar nuestra crisis de seguridad sin el deterioro, corrupción e ineficacia de las policías locales.

En los últimos años, políticos, especialistas y organizaciones sociales han propuesto o intentado varias soluciones: desde la sustitución —supuestamente temporal— de los locales por el Ejército o la Policía Federal; construcción de cuerpos policiacos estatales con mejores condiciones o fortalecimiento de policías metropolitanas. Ninguna, sin embargo, tiene la fuerza de la institucionalidad. Dependen de la voluntad de quienes constitucionalmente tienen el monopolio sobre la seguridad pública: los municipios. Tal facultad es tierra fértil para las ocurrencias y para ejercer esa costumbre tan arraigada en nuestra política de reinventar el hilo negro.

En esas anda el próximo presidente municipal de Cuernavaca, Cuauhtémoc Blanco, y quienes lo asesoran —es un decir—. Blanco ha declarado una y otra vez que Cuernavaca no renovará el acuerdo de mando único que cedía la operación de todas las policías de Morelos al gobierno del Estado. En lo mismo, por cierto, andan otros presidentes municipales de la entidad azotada por la delincuencia.

Blanco no solo quiere operar su policía, sino que ha dicho que quiere crear su propia academia para formarlos, aunque no nos ha explicado con qué dinero. La semana pasada fue a visitar a los diputados de Morelos en San Lázaro para pedirles 200 millones de pesos para tapar baches porque según les dijo "es una Cuernavaca fantasma, porque no hay nada y quiero hacer un estado, como hay en todos los estados. ¿No? ¡Bonito! Cambiarlo, que tengan luminarias, que tengan agua, que tenga iluminación, ¡tapar todos los baches!".

Luminarias, tapar baches y una nueva policía. Y sí, Cuernavaca es un estado.

Según los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema de Seguridad Pública, en 2012, el promedio de homicidios en Cuernavaca fue de 38 por mes. En 2014 fue de 18. En 2015 han sido 20 por mes.

Es imposible saber si eso tuvo que ver con el mando único, pero contra esos números será medido el ex futbolista.

Uno quisiera creer que sabe qué está haciendo, pero la fe no da para tanto.

dudarazonable@milenio.com
Twitter: @puigcarlos

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.