• Regístrate
Estás leyendo: El crimen vota y se instala
Comparte esta noticia
Viernes , 14.12.2018 / 23:51 Hoy

Duda razonable

El crimen vota y se instala

Carlos Puig

Publicidad
Publicidad

Matan en 12 horas a otros 4 políticos y ya van 105”, fue nuestra nota de portada ayer domingo.

“La violencia contra políticos continuó el sábado y en 12 horas dejó cuatro asesinatos en Puebla, Oaxaca y Quintana Roo, con lo que en este proceso electoral ya van 105 políticos ultimados, entre ellos 40 precandidatos o candidatos”, decía el primer párrafo de la nota.

Puebla, Oaxaca y Quintana Roo fueron los estados donde ocurrieron los más recientes asesinatos.

Como nunca, esta es una elección marcada por el crimen. Por la intención de la delincuencia de influir en las elecciones locales para controlar territorio.

En un lúcido ensayo publicado en la revista Nexos de este junio, sobre la situación del país a un mes de las elecciones, Jesús Silva-Herzog Márquez escribe:

“La campaña habría sido un paseo, si no estuviera salpicada de sangre. Antes de que acudamos a las urnas el crimen ha votado ya, con balas. Cada semana de la campaña se conoce el asesinato de un candidato a algún puesto de elección popular. Se registra en una página interior, en un reporte breve del noticiero. El tema no aparece en la polémica y apenas provoca definiciones de los aspirantes presidenciales. La eliminación física es, por supuesto, sólo el extremo de la intervención criminal en la política mexicana. Si conocemos el nombre de los candidatos eliminados, ¿cuántos aspirantes habrán sido eficazmente intimidados? ¿Cuántos ciudadanos habrán dejado de participar en el proceso tras haber la amenaza? ¿Cuántos lograrán el triunfo para ponerse al servicio de los delincuentes? La muerte se convirtió en el clima de la política mexicana. Aquí llueve, sale el sol y se mata”.

El fin de semana, al menos cinco personas fueron ejecutadas y sus cuerpos descuartizados para ser esparcidos, junto con narcomensajes, en Apaseo El Alto, Guanajuato, lugar destrozado por la disputa del combustible robado, donde un candidato ya fue asesinado.

Tiene razón Jesús, el registro cotidiano, las evasivas de las campañas, opacan una crisis que solo será peor en la transición.

El fracaso de la estrategia de seguridad, el debilitamiento de policías e instituciones locales, las nuevas características del crimen organizado han abierto la puerta a esto.

¿Quién y cómo la cierra?

Twitter: @puigcarlos

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.