• Regístrate
Estás leyendo: Chapultepec me da miedo
Comparte esta noticia
Viernes , 21.09.2018 / 11:52 Hoy

Duda razonable

Chapultepec me da miedo

Carlos Puig

Publicidad
Publicidad

Cinco mañanas por semana, de lunes a viernes, esto sucede en Santa Fe, una de las zonas más ricas de la ciudad, donde se levantan lujosísimos condominios e imponentes edificios de las compañías más importantes de México.

Todas las mañanas, muy temprano, una decena de trabajadores del Gobierno del Distrito Federal camina en medio del último puente de Los Poetas, el que conecta la Supervía con Santa Fe. Y mientras el sol va saliendo, ellos mueven decenas de esos pequeños muritos de plástico anaranjado que están por todos lados en nuestra ciudad. Los mueven del centro del puente y los alinean unos metros a la derecha para hacer que la ida hacia Santa Fe tenga un carril más. A eso de las 10 de la mañana, la misma decena de trabajadores hace lo mismo y devuelve los muritos naranja a su lugar. Hasta hace unos meses, donde ahora está el muro naranja había un muro de cemento, que usted y yo pagamos y tuvo que ser destruido.

La semana pasada en nuestra Tribuna MILENIO pusimos a varios expertos a discutir qué debe hacer el Gobierno del Distrito Federal con Avenida Chapultepec, ese horror que divide dos de las mejores zonas de la ciudad. Los textos se pueden leer aquí. Que si el centro comercial sí, que si no, que si los coches por arriba o por abajo o en medio, que si más bici, menos bici, siempre mucho peatón. Que si quién lo paga.

Bien.

Yo no soy experto y no tengo muy claro cuál de las opciones prefiero. Pero tengo una certeza: saldrá mal.

Saldrá mal porque son muy malhechos. Porque nuestras obras de infraestructura siempre quedan mal. Pruebe usted pasar una mañana por ese cruce infernal donde se juntan la rampa de periférico hacia el segundo piso en San Antonio y el tráfico que viene por el segundo piso y quiere tomar el distribuidor vial. O en sentido contrario para los que bajan de la Autopista Urbana y se cruzan, literalmente, con los que quieren entrar al Segundo Piso.

¿O qué tal Viaducto, Distribuidor Vial, Xola, Insurgentes?

¿O qué tal el número de coches destrozados porque les salió mal la unión en uno de los puentes nuevos de Circuito Interior?

Dense una vuelta por Masaryk, deténganse en la glorieta en Arquímedes, llena de muritos naranjas, mire los cables, multiplíquenlo por mil: ahí tienen Chapultepec.

¿Cuál de nuestros enemigos ejecuta nuestras obras?

No lo conozco, pero imagino que ya está en la licitación de Chapultepec, comprando muritos naranja.

dudarazonable@milenio.com
Twitter: @puigcarlos

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.