• Regístrate
Estás leyendo: 2017-09-12
Comparte esta noticia
Lunes , 20.08.2018 / 02:42 Hoy

Duda razonable

2017-09-12

Carlos Puig

Publicidad
Publicidad

Dice el Coneval que en Oaxaca 72 por ciento de la población tenía el año pasado un ingreso inferior a la línea del bienestar. En Chiapas es 79.8 por ciento.

Eso suma poco más de 7 millones de mexicanos en los dos estados.

Cuando se habla de los dos Méxicos, esos estados son los más pobres. Con más carencias. Es en esos poblados y en esas carreteras y en esos campos donde la desigualdad mexicana tiene rostro.

El jueves a medianoche, los damnificados, en muchos sentidos, ya lo estaban.

Oigo al presidente Peña decir que las comunidades afectadas van a “quedar más hermosas”. Pues tal vez.

Leo en el comunicado de Hacienda de nueve beneficios fiscales para la zona, pero no tengo claro que la preocupación de los habitantes en esos lugares haya sido nunca un problema de pagos parciales de ISR o de diferir las obligaciones del régimen de incorporación fiscal.

Gobiernos y gobernadores y presidentes municipales han ido y venido. Lo que hace años no ha llegado es el desarrollo que permita una vida digna a oaxaqueños y chiapanecos.

Este gobierno creó una ley de Zonas Económicas Especiales, que incluye algunas de las regiones afectadas por el sismo. “Es un área delimitada geográficamente, ubicada en un sitio del país con ventajas naturales y logísticas para convertirse en una región altamente productiva. Su objetivo es democratizar la productividad, a nivel regional, para que sus habitantes tengan las mismas posibilidades de desarrollo y bienestar que los del resto del país”.

Pasó la ley, se tardaron meses en que se pusiera en operación y en el primer trimestre de este año comenzó a funcionar en algunas zonas, las menos, con poco dinero. Es decir, la nada.

Oaxaca y Chiapas están hoy en el centro de las noticias, la actividad gubernamental y la solidaridad de los mexicanos. Para como son estas cosas, no durará mucho ahí.

En las crónicas y las imágenes vemos mexicanos, que de por sí tenían poco, haber perdido todo.

Tal vez, después de la emergencia, sería momento de plantear otra cosa para la región. Algo que haga que cuando llegue el próximo temblor o la próxima inundación —que irremediablemente llegarán— no se encuentre con predamnificados.

Twitter: @puigcarlos

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.