• Regístrate
Estás leyendo: Letras de imitación
Comparte esta noticia
Martes , 23.10.2018 / 13:31 Hoy

Los caminos no vistos

Letras de imitación

Carlos Prospero

Publicidad
Publicidad

¿Qué le mueve, me pregunto, a un autor a escribir sobre un tema si sabe que ya existen obras similares a la que pretenden escribir?

Hay en quien escribe una candidez velada por el ímpetu de la ambición –esa a la que hoy prefieren llamar "ego" que le impulsa a creer, porque al fin de cuentas sólo es una creencia, que puede hacerlo mejor que aquellos que escribieron con anterioridad sobre lo mismo.

Piensa que tiene mejores herramientas porque ha tenido a la mano la información retórica suficiente, la que hay en el ambiente y la que ha consultado en los manuales y en los ensayos de los críticos literarios.

Intuye que esa información puede darle ventajas, pero se olvida de que el conocimiento adquirido es tremendamente diferente del conocimiento intuitivo, al que, en razón de cartesianismo dominante, echa por la borda, arroja por la ventana, y se planta ante su hoja en blanco para realizar una tarea de copia.

Sólo su ambición lo mueve, pero a ésta hay que moldearla, dirigirla, impulsarla, para que tome vuelo, además de estar atentos de sus fluctuaciones.

Una obra se encuentra metida en un círculo especifico de autores; tiene un rango y quizás allí, en ese plano, sí se sepa que hay otros autores de historias similares, y el impacto de lo escrito sea el de una inspiración venida del cielo; pero afuera de él, en el mundo total, hay otras relaciones y otras evoluciones que si no se toman en cuenta afectarán su obra en algún momento de la historia de este autor.

Pero volvamos a la pregunta con la que abrí esta disertación y pensemos en la idiosincrasia de los autores, pensemos en su ubicación, en su mundo, en su grupo social, en su familia.

Entendamos al autor a la manera de Dilthey, partiendo de su propio texto.

Allí podremos observar esa visión de su mundo que lo condiciona: sus creencias, sus prejuicios, sus logros y sus frustraciones, que serán las razones por las que en alguna medida se ha puesto a escribir el libro que tenemos en la mano y que ya ha sido escrito por otros anteriormente.

El poeta quiere decirnos que trae entre manos el misterio de la vida misma, la razón, el origen del mundo. El novelista pretende explicarnos ese misterio recurriendo a un hecho o a un personaje. Pareciera que lo saben y uno puede creerlo partiendo de los propios condicionamientos, pero antes de aceptar sería necesario asegurarnos de que lo que muestra es una pieza original, y no una imitación.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.