• Regístrate
Estás leyendo: De la economía y las ideas
Comparte esta noticia
Domingo , 21.10.2018 / 14:37 Hoy

Los caminos no vistos

De la economía y las ideas

Carlos Prospero

Publicidad
Publicidad

El que paga al músico define la melodía. Goethe

1 Hay muchas cosas en el mercado, pero no hay dinero para comprarlas, y no es que el poder adquisitivo haya disminuido, sino que no hay dinero circulante. Este ha sido acaparado por los bancos, y de allí la crisis.

Hay un estancamiento de la riqueza del país, porque no hay circulante, lo cual se refleja en la pobreza y en la extrema pobreza de la ciudadanía.

He visto esa extrema pobreza económica no sólo en los habitantes de esta ciudad, también he visto sus consecuencias en la producción de las ideas de intelectuales y artistas.

2 La automatización de las empresas e instituciones es otra de las formas del estancamiento. Cada vez que uno habla a alguna de ellas alguien distinto contesta, y aunque es de suponer que en sus servidores mantienen la información de quien habla, cada vez es necesario realizar el mismo interrogatorio cuasi policiaco para la identificación.

Los llamados “Call Center”, ubicados en diferentes lugares de la república y hasta afuera de ella, muestran la irresponsabilidad de esas empresas.

Si usted habló con alguien que se identifica como Juan, cinco minutos después está hablando con David, que no sabe nada de lo que estaba tratando y vuelve a hacer una nueva y diferente conversación y trato.

Nadie sabe nada de nada en estas empresas.

3 Esa habilidad para el ejercicio de la irresponsabilidad empresarial es la que discurre entre los escritores jóvenes que buscan ser figuras públicas participando en eventos culturales, pero que no aceptan su responsabilidad como autores.

Alguien dijo “Sólo soy un escritor cuando escribo”; otro, “Yo escribo y que los lectores pongan lo demás para que entiendan lo que escribo”, y un tercero “¿Cómo puedo afirmar algo que solamente podría decir alguien de mayor entendimiento?”.

Hay una relación intensa entre lo que se hace en la sociedad, dirigida por personas “de pensamiento burgués” (como se dice ahora) cuya actitud es de irresponsabilidad total, y los intelectuales.

Sin embargo, el hombre, dividido en grupos de acuerdo a su economía y a sus creencias, mantiene una lucha para sostener la hegemonía sobre las cosas, que sólo se consigue con la acumulación del dinero, pues quienes lo acumulan son los que mantienen el poderío de las ideas dominantes.

En una sociedad así, hay quienes buscan ingresar a esa clase social que facilita el dinero o su custodia.

Aquí, la ciudadanía no cuenta, y los intelectuales, enfocados en conseguir el ingreso a ese grupo social, han perdido su conciencia crítica.

La pobreza de las ideas y la irresponsabilidad que permea toda la sociedad los caracteriza.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.