• Regístrate
Estás leyendo: Solovino. Un capitán con suerte
Comparte esta noticia
Domingo , 21.10.2018 / 01:55 Hoy

Miscelánea Política

Solovino. Un capitán con suerte

Carlos Meza Viveros

Publicidad
Publicidad

En otra entrega, me referí a un amparo que comentó Lorea Canales en el Diario "Reforma", en relación al amparo concedido a un caballo por el Ministro Góngora Pimentel, veamos el texto de aquella referencia:

"...En cierta ocasión, Góngora Pimentel le concedió un amparo a un caballo en contra del Jockey Club de México. El juicio de amparo procede solamente contra actos de autoridad, por eso es extraño que se demande a una Asociación Civil.

El caballo había ganado una competencia en el hipódromo, pero se descubrió que el potro no era mexicano, sino estadunidense. Sus dueños lo habían disfrazado pintándole de negro unas manchas blancas que tenía el animal, para hacerlo pasar como un caballo nacional.

En su resolución, Góngora asentó: "Esas pruebas convencieron a la asociación civil Jockey Club, que ordenó sanciones: no podría volver a correr en ningún hipódromo y su nombre sería borrado del Studbook. La circunstancia de que se borre el nombre de un caballo del Studbook, significa que no podrá tener descendencia con yeguas de raza inscritas en ese registro; lo cual no deja de ser molesto para los dueños del equino y tal vez para el caballo también".
El que haya concedido la suspensión provisional y definitiva contra una asociación civil, causó revuelo en la comunidad jurídica. Pero para Góngora, en ese entonces juez de distrito, bastó la existencia de un decreto presidencial que daba atribuciones al Jockey Club para regular la actividad hípica de México, para declarar que la asociación civil fuese autoridad para los efectos de amparo..."

Hace unos días, en el amparo 414/2015, se concedió la suspensión provisional para que un canino no fuera sacrificado en el Centro de Control Canino y Fauna Nociva de la Delegación Iztapalapa del Distrito Federal. La historia es la que sigue:

"...El juez cuarto de Distrito de Amparo Penal con sede en el DF le otorgó un amparo a "Capitán", un perro de Iztapalapa que esperaba ser sacrificado luego de morder a una niña.

También conocido como "Solovino", el can espera ser sacrificado en el Centro de Control Canino y Fauna Nociva en la delegación, sin embargo, Mónica Pineda, representante legal de la organización Gente por la Defensa Animal, A.C, ganó la suspensión provisional del sacrificio del animal luego de promover la demanda 414/2015.

Cabe destacar que este es uno de los primeros amparos que se promueven, y al que un juez de Distrito da entrada luego de las reformas al Código Penal capitalino, con base en los delitos cometidos por actos de maltrato o crueldad en contra de animales no humanos.

El pasado 13 de abril, "Capitán" mordió a una niña de cinco años que vive en la Unidad Genaro Estrada, colonia Jacarandas, en la delegación Iztapalapa, y a decir de la activista, un grupo de niños se encontraba jugando en torno al perro, cuando uno de ellos le jaló la cola, y por instinto el animal volteó y soltó una mordida alcanzando a la niña.

Por ello, los padres de familia de la menor herida presentaron una denuncia ante la agencia del Ministerio Público de Iztapalapa donde se inició la averiguación previa.

El perro fue llevado a las instalaciones de Centro de Control Canino y Fauna Nociva en Iztapalapa, donde ha pasado los últimos 20 días en una jaula.

Según reportes periodísticos, los vecinos reconocen en "Capitán" a un perro noble, obediente y juguetón, de gran compañía, siempre y cuando no sea molestado por niños.

Fuente: http://aristeguinoticias.com/0605/kiosko/perro-obtiene-amparo-y-salva-la-vida-por-el-momento..."

No cabe duda que estos casos son una muestra innegable de lo que en el actual paradigma de nuestra Ley de Amparo puede hacerse con la habilidad, en cada caso, de un litigante, el abogado por antonomasia.

mezavcm.abogados@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.