• Regístrate
Estás leyendo: Justicia señores diputados, no sumisión
Comparte esta noticia
Viernes , 20.07.2018 / 06:22 Hoy

Miscelánea Política

Justicia señores diputados, no sumisión

Carlos Meza Viveros

Publicidad
Publicidad

Dedicado para todos los litigantes y jueces que en mentideros de café y en las instalaciones de Ciudad Judicial se encuentran aterrados por la presencia de Perea Iturriaga en la terna que supuestamente el señor gobernador presentará al Congreso del Estado.

Al inicio de la campaña, el hoy gobernador Rafael Moreno Valle, ofreció un verdadero y digno Tribunal Superior de Justicia, lo que en gran medida se concretó, empero, fueron jubilados magistrados que eran pilares fundamentales de ese concepto universal que es la justicia, principalmente me refiero al eximio jurista Alfredo Mendoza García, Germán Villar Borja, María de los Ángeles Juárez, Mónica Guarnero Vargas, Saúl Acosta Hernández, de los demás no me hago cargo.

Soy testigo fiel de que mi amigo Enrique Quiroz Acosta examinó a los aspirantes a una magistratura, sin conocer su trayectoria, un ejemplo palpable lo es el hoy magistrado Alberto Miranda Guerra, de negros antecedentes y de un alto grado de corrupción, oportunamente se lo reproché y puedo asegurarles que Enrique es consciente que se equivocó y fue víctima de la seducción de este zalagarda.

Desde que era diputado, denuncié a Miguel Hernández Jiménez, actualmente protegido quizá por su tío Geudiel, ex presidente del Tribunal Superior de Justicia, peor que el anterior, con eso está dicho todo, de la terna que se publica en los medios, siendo aceptable y sin reproche alguno el actual Juez Octavo especializado en Materia Mercantil; por lo que hace al Licenciado Moreno Gavaldón, desconozco su trayectoria judicial; empero, de la sedicente protegida de un magistrado “cercano” al Ejecutivo Estatal, Sandra Lucía Perea Iturriaga, lo único que puedo decir y todos lo saben y comentan en el propio Tribunal Superior de Justicia así como los litigantes que tenemos la desfortuna de ser víctimas de sus atrocidades jurídicas emanadas de los fallos que pronuncia en la noble tarea de ser juzgadora que alzamos nuestra más enérgica protesta por la supuesta inclusión de una persona que no merece desempeñar tan noble cargo. Su capacidad jurídica es nula y de sus antecedentes de probidad y ética mejor ni hablamos.

Nadie podrá reprochar la espléndida labor que ha venido desarrollando en el desempeño de sus funciones el actual presidente del tribunal, mi amigo Roberto Flores Toledano, sin embargo, fue muy lamentable que hayan entronizado como magistradas a dos damas que carecen de los nimios conocimientos de lo que es el derecho mexicano, y menos aún del nuevo paradigma en materia constitucional, me refiero a las magistradas compañeras de mi otrora amigo, también de escasos recursos intelectuales Manuel Nicolás Ríos, a quienes por cierto un Tribunal Colegiado en materia Civil no solo revocó, sino les dio una lección de lo que es la nulidad y la inexistencia en los considerandos rectores de un fallo que ha alcanzado los efectos de la cosa juzgada, y en el cual como abogado litigante obtuve sentencia favorable por un testamento que contenía veintisiete causales para su invalidez, argumentos que con educación les expuse a estos mindundis del derecho y en un trato ordinario desoyeron por razones de peso, según sus asesores.

¿Por qué no mirar señores diputados que integran la actual legislatura hacía un Rodolfo Arana Santiesteban?, excelso maestro y jurista de cepa; ¿por qué no tomar en cuenta a María de los Ángeles Muñoz Cortés?, espléndida litigante, me consta, y mejor juzgadora; o al experimentado jurista Armando Pérez Acevedo. No cabe duda que Quiroz Acosta, actual amigo mío, fue burlado por el gerifalte Miranda Guerra y, lamentablemente de ahí vino la recomendación que lo llevó inmerecidamente a ser magistrado. Por otra parte, nadie podría reprochar el talento de Jared Albino Soriano Hernández, que también ya se la merecía desde hace mucho, el mismo José “Pepe” Montiel, quien de cierto haría un espléndido papel como magistrado.

Señor gobernador, integrantes del Congreso del Estado; todos fuimos críticos del dedazo y la imposición. No permitan por ningún motivo que las juezas Perea Iturriaga y Osorio Cuellar banalicen y envilezcan la noble tarea de impartir justicia, la sociedad se los demandará. Lo digo sin acritud, ¡pero lo digo!

mezavcm.abogados@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.