• Regístrate
Estás leyendo: Eufemismos y mentiras contra la nación
Comparte esta noticia
Viernes , 21.09.2018 / 17:09 Hoy

Miscelánea Política

Eufemismos y mentiras contra la nación

Carlos Meza Viveros

Publicidad
Publicidad

Para el Doctor Carlos Antonio

Moreno Sánchez. Director de la

Facultad de Derecho y Ciencias

Sociales de la BUAP. Con sincero

agradecimiento.

Los medios de comunicación no militantes o sometidos al gobierno central desde que el Presidente de la República envió la iniciativa para reformar los artículos 25, 27 y 28 de la Carta de Querétaro, han alertado a los mexicanos sobre la descarada y abierta privatización de nuestras áreas estratégicas, otrora propiedad exclusiva del estado mexicano.

Lamentablemente, los análisis y opiniones de quienes conocen del tema y de sus graves perjuicios, no permean lo suficiente o casi nada en la sociedad, por el contrario, el brutal bombardeo mediático de las televisoras, la radio y la prensa escrita, que en connivencia con los intereses extranjeros y el entreguismo del Presidente de la República a los futuros beneficiarios han sido la constante, desde que se inició este auto golpe de estado fast track y los resultados a corto y mediano plazo estarán a la vista.

Ocupaciones en propiedades privadas, ejidos, edificios, y demás bienes de particulares que sean necesarios para complacer a las empresas expoliadoras extranjeras y nos pase como en la canción de "Los horneros" del gran Atahualpa Yupanqui, cito un fragmento: "… En la cumbre de mi rancho anidaron dos horneros, yo parezco un extraño y el rancho parece de ellos; los hallo juntos por el campo y el campo parece de ellos, juntos trabajan y cantan y todos lo hacen contentos, y a mí me miran con lástima y desprecio, ni se asustan cuando paso como si yo fuera un perro, que no asusto, ni hago daño y me dejan que ande suelto, ancina vivo en mi rancho dende que solo me veo enante otro era el canto y el mundo parecía nuestro, ruégale a Dios hornerito que no te pase lo mesmo…" (cualquier parecido con este País será pura coincidencia). La revista "Proceso" y algunas plumas responsables han dado cuenta de esta infamia, de este atropello a la Nación, (Ver "Proceso" Ediciones1970 a 1973). Las críticas a la entrega de Pemex son la constante, lamentablemente su difusión es nimia.

Las leyes secundarias, otro golpe más, plagadas de eufemismos para disfrazar lo que verdaderamente se quiere decir:

"Privatizar", "vender", "compartir", "explotar", palabras ocultas en una jerigonza alambi- cada que parezca lo que no es. Mientras tanto ceporros como Penchina, no hacen más que repetir como merolico legislativo todo aquello que le ordenan desde arriba y sin pudor alguno tuvo la osadía de "debatir" sobre las reformas, con la gran politóloga Denisse Dresser, tan solo para quedar en ridículo ante la mirada atónita de Leo Zuckerman.

No cabe duda que la ignorancia es atrevida y la de Penchina no tiene límites. Los mexicanos entonces, les debemos al PRIAN y PRD, tridente del averno, un futuro en donde ya se masca la desgracia y al País se le tiene desinformado.

"Ronda Cero" (ya viene Ronda Uno), es el banderazo de salida para que la "Chevron", "Shell", "Exxon", "British Petroleum", "Petrobras", "Ecopetrol", "Petronas", "PetroChina", "la empresa nacional Iraní de Petróleo", entre otras se frotan las manos al tiempo de segregar ácidos gástricos en vísperas de empezar a dar sus tajadas al gran pastel que este gobierno les ha puesto en bandeja de plata.

Por otra parte la Consulta Popular, se ofrece como una tibia y desdentada acción para frenar el desaguisado legislativo, consumado por Diputados y Senadores al Congreso de la Unión, que solo ven por sus intereses personales y cuidar su chamba, aunque con ello traicionen a la Patria y de inicio a sus electores.

Mientras tanto el puñado de valientes congresistas que opugnan la reforma hará lo necesario para impedir este auto golpe de estado. Que no les quepa la menor duda. ¡Amén!

mezavcm.abogados@gmail.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.